hit
counter
COLUMNAS: La Última...
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
Febrero 20, 2017

AMO vs AMLO

La legendaria serie de los Simpson ha alcanzado la fama por su sarcasmo, critica, humor negro, pero también por pronosticar sucesos que en un principio parecen imposibles, pero terminan por ser una cruel realidad. Entre ellos la victoria de Donald Trump.

Hace unos días, trascendió un supuesto capitulo en donde aparece Andrés Manuel López Obrador portando la banda presidencial 2018. De inmediato las redes sociales hirvieron, aunque nadie de Fox, cadena que produce la serie ha confirmado que sea real o un fake-fan.

Los seguidores del llamado PG gritaron victoriosos, los anti-pg calificaron la profecía bartiana como una historia de terror.

Lo cierto es que más allá de lo que la pluma del genial Matt Groeming, la tercera es la última oportunidad para que López Obrador llegue a la tan ansiada Silla del Águila. La lamentable administración de peña Nieto, la decepción panista, pero sobre todo por la falta de rivales fuertes.

Hoy solo Margarita Zavala podría enfrentarlo, pero no sé si derrotarlo, debido a los problemas de misoginia, desunión que hay en su partido, y polémica figura de su esposo. Peor bueno la Sra. Zavala es motivo de otra columna.

Dos oportunidades, 2006 y 2012, han marcado la carrera de AMLO, sobretodo la primera, en donde lo cerrado del resultado y el hecho de que perdiera una ventaja considerable han provocado que la desconfianza se cierna sobre esas elecciones, una discusión que jamás podrá ser superada, porque no hay lugar para la razón.

Los fieles de Andés Manuel siempre argumentaran fraude, no voltearan a ver los errores de su candidato al que la soberbia, lo perdió, le abrió la puerta a una mafiosa campaña de un peligro para México tuviera impacto.

Lo peor vino después, la izquierda en 2006 alcanzo un triunfo histórico, solo perdió la presidencia, pudo con el liderazgo adecuado acabar con el PRI, marcar agenda, provocar un cambio, pero se perdió en la figura del YO, en un bloqueo tan estúpido como obsoleto en reforma. Sin importar que el Jefe de Gobierno fuera de su mismo partido.

Me queda claro que, si AMLO hubiera adoptado otro papel, más sensato, más de estadista, encabezando una oposición social con su brazo político fortalecido en las cámaras, el 2012 era suyo por descontado. Pero se boicoteó solo.

La campaña presidencial pasada fue el mejor ejemplo del tamaño político que tiene, partió de un lejano tercer lugar, y quedo en el segundo, aprovechando los errores de un candidato vacío del PRI y una candidata solitaria del PAN.

33 millones de votos en dos comicios no son poca cosa lo convierten en el líder político. electoral más importante del país, pero…

En esta ocasión, ha cambiado el discurso, sin perder la esencia de la mafia del poder, a la que por cierto prometió perdonar, un desliz que ni sus enemigos ni la prensa critica exploto como deberían.

Lo cierto es que los últimos nombramientos en su equipo mandan un mensaje de cercanía con los poderosos, a la clase media que le dio la espalda, apertura y pluralidad, pero  sobre todo busca alejarse de la imagen de tlatoani que tanto aman sus partidarios pero que no es suficiente para ganar.

“El renacimiento de México no es tarea de un solo hombre, sino de la suma de voluntades…”, señalo Morena al explicar la inclusión de Alfonso Romo en la coordinación del equipo, de políticos ligados al PRI de Ernesto Zedillo como el exsecretario de gobernación Esteban Moctezuma. Sin Olvidar al consuegro de Carlos Slim, Miguel Torruco.

Lo comentamos en otra participación es el único que ha ganado con la crisis Trump, su cuestionamiento al uso desproporcionado de la fuerza de la Marina en el operativo en Nayarit, lo acerca a la CNDH.

Expertos en publicidad, destacan que por muchos años el político que mejor ha desarrollado su marca en nuestro país ha sido Andrés Manuel López Obrador. A fuerza de repetición, nos ha hecho asociarlo con conceptos como la “honestidad valiente”, como “un proyecto alternativo de nación”, como “la mafia del poder”. Es más, por mucho tiempo, los políticos no quisieron hablar de esperanza- en este país tan necesitado de ella- porque él era el “rayito de esperanza”.

Hoy Andrés Manuel tiene una decisión que tomar respecto a lo que han sido sus dos banderas más identificables y más atractivas: acabar con los privilegios de los poderosos, entre ellos políticos y la corrupción.

Ricardo Monreal, uno de sus leales, es el símbolo de la podredumbre, quinto aspirante a la jefatura de Gobierno, ha convertido a la delegación Cuauhtémoc en una narco-tiendita, pero además el y su familia ha abusado del erario. Claro el ex mandatario de Zacatecas descalifico la denuncia, hablo de la mafia del poder, cuando los vecinos, vecinos, vecinos de la zona sabemos lo que ha hecho.

Años y años hablando de corrupción y AMLO ¿nada? ¿ni un dicho? ¿ni medio pronunciamiento? ¿Ni jalarle las orejas a Monreal?  si no sacrifica a este personaje, en el pecado llevara la penitencia.

López Obrador lidera todos los sondeos, pero sin superar 30% de las preferencias electorales, un porcentaje similar a los indecisos y cuando los otros partidos aún no tienen candidato. Citando un clásico deportivo, puede llegar caminando, todo dependerá que no se deje llevar por su peor enemigo…