hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
diciembre 7, 2018

Bicicletas, opción peligrosa en la CDMX

La mañana del viernes 7, un camión de basura de la Delegación Benito Juárez recogía la basura de una clínica en Avenida Revolución y Calle 10, estaba a un lado de la ciclovía que se encuentra delimitada con grandes jardineras que impiden el paso a los autos. Por todo Revolución corre esta vía hacia el sur y por Patriotismo de sur a norponiente.

Las labores estorbaban la circulación por la ruta delimitada de los ciclistas, un hombre de unos 30 años, que circulaba por el carril confinado, se topó con el camión y los peatones y se le hizo fácil rebasarlo por la izquierda invadiendo el carril vehicular. Fue atropellado de manera instantánea por un vehículo cuyo conductor se dio a la fuga. El ciclista murió instantáneamente.  Llama la atención que a unos metros del sitio hace dos años otro ciclista fue arrollado y muerto.

Es fácil culpar al chofer del camión de la basura, o a la delegación o al gobierno de la ciudad e incluso al ciclista por no haber tomado las debidas precauciones, pero el hecho hoy es que una persona murió.

La falta de movilidad en la Ciudad de México ha activado este tipo de transportes individuales como las motocicletas, las bicicletas, y ahora las patinetas o patines del diablo motorizados. Implican vías adecuadas para circular, reglamentos, y mucho civismo para respetar el sentido, por ejemplo, de las banquetas.

De unos meses para acá han proliferado los patines del diablo eléctricos de las empresas Grin y Lime que se liberan por medio de una App en el celular y alcanzan hasta 40 kilómetros por hora. Su tamaño compacto, fragilidad y poca visibilidad los hacen muy peligrosos. A muchos de sus usuarios se les hace fácil circular por banquetas en sentido contrario y fácilmente pueden atropellar peatones o ser arrollados cuando circulan por las avenidas.

En la ciudad de Madrid su uso es muy restringido, no pueden circular en áreas peatonales, por banquetas y deben usar los carriles para bicicletas y calles secundarias. Hace unos días en Barcelona una anciana de 92 años de edad fue arrollada y muerta por uno de estos patines del diablo. La autoridad de Madrid analiza prohibirlos definitivamente.

Aquí en la CDMX hay poca información sobre el permiso a estas empresas para prestar el servicio y en qué condiciones y a cambio de que se autorizó. La falta de marco legal ante la velocidad con la que se han multiplicado estas patinetas obliga a revisar su funcionamiento. Espero estén contempladas en el nuevo reglamento que prepara el equipo de Claudia Sheinbaum.

Redamf21.com