hit
counter
COLUMNAS: La Última...
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
Abril 10, 2017

Cochinero SA de CV

En el mes de junio de este año habrá elecciones en Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz. En los tres primeros estará en Juego la Gubernatura.

Actualmente el PRI está al frente de estas entidades, afectadas por la pobreza, la inseguridad, los feminicidios, el endeudamiento, el narcotráfico (en todas sus ramas política, económica, violencia etc.) ante esto la lógica indicaría que su derrota está cerca, pero…

En cualquier país, administraciones tan malas no tendrían opción alguna de repetir, se les debería de sacar a patadas, en México es diferente, existe una maquinaria electoral impresionante que corrompe voluntades, que explota al máximo las carencias de una sociedad menor de edad.

Vamos por partes, lo que pasa en EDOMEX es digno un estudio psiquiátrico de codependencia. El estado está podrido, cada día es difícil sobrevivir en alguno de las decenas de municipios que lo conforman. El crimen organizado, hablo de los carteles de la droga y de la política hacen y deshacen.

Asaltos todos los días, venta de droga, ejecuciones, feminicidios, falta de empleo, pésimos servicios públicos, anarquía en algunos sitios, una pequeña clase enriquecida, es el mejor ejemplo del fracaso del PRI como partido en el Gobierno. Aun así, tiene reales posibilidades de ganar. INCREIBLE.

Para el PRI es fundamental ganar esta elección, por el mensaje que enviaría. Si gana siguen vivos en la competencia presidencial de 2018. Si pierden, está muertos.

Por eso han echado toda la carne al asador, desde apoyos cínicos dadivas ofensivas, la compra del voto en todo su esplender, el nuevo PRI muestra que aprendió muy bien las mañas de los dinosaurios.

El gabinete de Peña, y hasta la primera dama, participaron en esta operación relámpago para quedar bien con el electorado mexiquense. tinacos, sillas de ruedas, pensiones, escrituras, reafiliaciones a distintos programas asistenciales, gallinas, pollos, hornos de microondas, lavadoras, monederos electrónicos, materiales de construcción, fertilizantes, uniformes escolares, todo esto bajo la mirada complaciente de los partidos opositores y las autoridades electorales.

Pero eso no es todo. Una cosa queda clara: la gran mayoría del electorado en ese estado es antipriista. Sabiendo esto, los priistas se encargaron de fragmentar el voto opositor. que se partirá entre los candidatos del PAN, Morena, PRD, PT y un independiente. Es la fórmula que utilizaron el año pasado para ganar la gubernatura en Oaxaca.

Finalmente le apuesta a que la gente no salga a votar, y confiar en su estructura territorial para ganar la gubernatura. Es una acción antidemocrática: inhibir el voto mayoritario para permitir que solamente, con el voto duro priista, se alcance el triunfo. ¿Cómo desalentar el voto popular? Diciéndole a los votantes: ¿y para qué votas, si del Mazo va a ganar? O bien: fomentar actos de violencia.

En el caso de Coahuila y Nayarit, es algo similar, el primer estado ha sufrido los embates del crimen organizado, los Zetas convirtieron el territorio en un cementerio clandestino, además penetraron hasta la medula a una sociedad que vive con miedo.

Cinco años después de la herencia del “Profe Moreira”, la deuda pública está en el 5.6 por ciento del PIB estatal, aún en semáforo rojo y colocando al estado como el cuarto más endeudado como proporción del PIB, únicamente después de Chihuahua, Quintana Roo y Chiapas, de acuerdo con el medidor de México, ¿Cómo vamos?

Cierto que gracias las obras ya existentes, habrá inversiones privadas que en los próximos 5 años detonaran el crecimiento, pero, con un gobierno débil, preparase para el empobrecimiento y los abusos. Como una cervecera que hoy por hoy le quita el agua a un municipio entero, ante un Gobernador corrupto y sin fuerza.

En Nayarit, se dio el caso del fiscal del Hierro Edgar Veytia quien resulto un narco, es decir la narco-política en todo su esplendor, el encargado de perseguri a los malos, resulto ser el jefe de ellos, un tipo que ha acompañado al actual gobernador Roberto Sandoval desde que era presidente municipal. Sin embargo, el virrey no sabía nada, por favor. Con este caso el PRI tendría que ser borrado, pero…

¿Quién está peor el PRI o los que votan por él? Da tristeza, sí. Pero también da asco. A cada cosa por su nombre.