hit
counter
COLUMNAS: La Última...
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
mayo 14, 2018

Contra mi o conmigo

¿En qué momento llegamos al punto donde criticar la propuesta de un candidato te hace promotor del otro, un chairo, un integrante de la mafia del poder? ¿Por qué tiene uno que explicar una crítica?

Al final toda propuesta, idea, y más en época de campaña es criticable.

Cierto cualquier opinión debe ir acompañada por argumentos, pero aun en el caso de que no fuera así, no puede ser descalificada a priori, solo porque va en contra de X candidato.

Ahora seamos serios, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Me explico.

Cuando estas frente al micrófono, no puedes llevarte por una simpatía personal, aun y cuando toda opinión es subjetiva, debe privar el profesionalismo, el análisis a fondo, la explicación, reitero el argumento, descalificar pro descalificar lo único que hace es mostrar tus limitaciones como profesional.

El caso de Ricardo Alemán es un ejemplo de alguien que se dejó llevar por la víscera, que antepuso un interés personal al profesional, donde la ética fue borrada, porque cuando re tuiteas algo con un comentario sabes que lo estás haciendo tuyo.

No se justifica que acuses un linchamiento, cuando tú fuiste el que cruzo la línea al promover la violencia, solo cosechaste lo que sembraste. No aplica la censura, porque nadie impidió que hiciera lo que hizo, no olvidemos que la libertad de expresión tiene límites.  La ofensa, la mentira, la violencia no pueden ampararse en ella.

Pero eso es una cosa y otra muy diferente es denostar y agredir aquel que ose cuestionar a mi candidato. Con mucha facilidad caemos en el insulto en contra de aquel que no piensa como nosotros.

Vea lo que paso con Eugenio Derbez, para el AMLO no es la mejor opción, tiene todo el derecho a decirlo, pensarlo y promoverlo, como el Doctor Rodolfo Nery Vela a decir lo contrario.

Aquí el problema fue que las huestes del ex Jefe de Gobierno de inmediato demandaron un boicot contra el comediante, que no surtió ningún efecto. Pero ninguno. Entonces vino el ardid de la superioridad del que incluso formo parte el astronauta mexicano, asegurando que palabras más o menos que el que vota por AMLO es más inteligente que el que lo critica o rechaza. De risa loca.

De cuando acá una profesión vale más que otra al momento de votar, desde cuando un astronauta es más inteligente que un comediante. Esa soberbia insultante es idéntica a la que útilizan los tecnócratas para ignorar a la población en general, ¿entonces? ¿no que MORENA es diferente?

Al Doctor, igual que a Alemán le gano su ego.

Y ni hablar de Paco Ignacio Taibo y su hija, el excelso autor mostro sus ideas, muy cuestionables, incendiarias, polémicas, pero suyas, reitero está en su derecho, la bronca fue su hija que de plano pidió correr del país a todos los que no vayan de la mano de su partido. ¿Dónde quedo Don paco la tolerancia que tanto pregona? ¿Dónde quedo la libertad de expresión que los artistas exigen, demandan?

Vivimos una época de polarización inédita, el problema no está sólo en lo que digan los candidatos, sino en cómo los interpretan. Los seguidores escuchan y construyen su propio discurso en función de lo que escuchan y ven.

Los candidatos ponen, en este sentido, su parte, y sus seguidores terminan por ser una réplica de ellos. Son quienes sobredimensionan sus mensajes y, con afanes partidistas y militantes, buscan a toda costa exponenciarlos.

No hay forma de frenar la vorágine. Estamos bajo escenarios en los que unos se han asumido como los “buenos”, calificando al mismo tiempo a quienes no piensan como ellos, como los “malos”.

Este maniqueísmo está haciendo mucho daño porque es la forma en que se descalifica y define a los adversarios y porque ha enrarecido, de manera cada vez más clara, el ambiente.

Urge recordar que el país va a seguir después del 1 de julio, que el día dos, usted se topara con sus amigos, familiares, compañeros de trabajo y de verdad ningún político vale un rompimiento, una separación. Al final solo recuerde todos los políticos vienen del mismo árbol, del mismo sistema.