hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
enero 24, 2018

Cuide su dinero

El tema de la inflación nos golpeó fuerte hace un año con los aumentos a las gasolinas. Contra los pronósticos optimistas del Banco de México y de la Secretaría de Hacienda que aseguraban que no impactarían fuerte a la inflación y mantenían en el objetivo de mas menos 3 por ciento. El Doctor Agustín Carstens insistió durante todo el año que la inflación repuntaría en el primer semestre para comenzar a bajar al cierre de año, pero como buen analista financiero sus pronósticos no se cumplieron. Finalmente, el gasolinazo terminó impactando los precios de transportes, boletos de avión, mercancías y el año cerró con una tasa del 6.77 por ciento, la mas alta en 17 años.

Este año se prevé que la inflación disminuya a tasas por debajo del 4 por ciento. y para comenzar el año, la primera quincena de enero el índice de precios al consumidor aumentó 0.24 por ciento, para una tasa anual de 5.51 por ciento. En contra hace un año en la misma primera quincena de enero la inflación se disparó a 1.51 por ciento.

Pero una cosa el registro oficial de la canasta básica que mide el Inegi que choca de frente con la realidad que se vive a diario en el supermercado. Etiquetado, aumentos desmedidos en productos esenciales como la leche, la carne, el pollo, cereales, panes, y demás alimentos. Además de transportes, multas, impuestos, servicios y combustibles.

Para alimentar el optimismo estos son los productos que mide el Inegi y que asegura subieron en la primera quincena. Gas doméstico, gasolinas, derechos de agua, electricidad, loncherías, fondas torerías y taquerías, restaurantes, huevo, papa, plátanos y vivienda propia.

Lo que más bajó, a ver si esta de acuerdo, el jitomate, la cebolla, chile serrano, ropa de abrigo, servicios turísticos en paquete.  Cuestión aparte es la reducción de 32 por ciento en el costo de los boletos de avión, esto no concuerda al momento que adquiere un boleto, le cobran por el asiento, el pase de abordar, la maleta, y en el vuelo si es que sale a tiempo, dependiendo de la línea aérea, le pueden dar un bollo con mucho migajón y una rebanada de pavo, o una reducida bolsa con 25 cacahuates, un refresco, o no darle nada. Otras líneas como Volaris le venden todo bajo la premisa que no le cobran por cosas que no necesita.

Así el tema de la inflación, la sugerencia es consuma de manera inteligente, busque el mejor precio y no acepte el gancho de supermercados y bancos de pagar la nota a meses sin intereses.

@redamf21.com