hit
counter
COLUMNAS: Soliloquio
Samuel Mancilla
Samuel Mancilla
Amante del conocimiento y buscador de la verdad
agosto 2, 2018

Degradación social

Tres estudiantes de cine de Guadalajara que habían sido reportados como desaparecidos desde marzo, fueron disueltos en ácido; así lo informó la Procuraduría estatal en días pasados, lo cual generó una oleada de publicaciones en redes sociales expresando la indignación de la sociedad y exigencia de justicia ¿En qué momento se volvió normal que esto pasara? preguntaban algunos.

Tan solo unos días antes, se realizó el primer debate entre los aspirantes a la presidencia este 2018 y entre los cuestionamientos y planteamientos se abordó el tema de la seguridad y cómo combatir la violencia que ha asolado a todo el país en los últimos dos sexenios; entre las propuestas más radicales o controvertidas está la que presentó Jaime Rodríguez de cortarle las manos a los que roben a lo cual mucha gente reaccionó con burlas.

Ante un escenario de tal degradación moral de la sociedad, AMLO propuso hace algunas semanas, otorgar amnistía a los delincuentes, ¿qué pensarán los familiares de los jóvenes cineastas y demás víctimas de la violencia en el país? Pepe Meade propone homologar el código penal en todo el país para castigar con la misma dureza los delitos de alto impacto en todo México, mientras que Ricardo Anaya habla de usar la inteligencia para desmantelar a las organizaciones delictivas y no solo estar cortando cabezas de una hidra que crece y se multiplica generando más violencia por conseguir el control del mercado de droga.

¿Cómo llegamos a ese punto en que sin el más mínimo remordimiento se ejecuta y practica la más salvaje e inimaginable muerte de personas?

Considero que son varios factores los que dan como resultado el clima de violencia en el que vivimos desde hace varios años. Primero está la ineficiencia del Gobierno para generar condiciones de bienestar y prosperidad para las familias desde la pérdida del poder adquisitivo y bajos sueldos; segundo, la pérdida de valores como la filantropía y el altruismo mientras se promueve la avaricia y el consumismo. De este modo, cuando se da más valor a lo material que a la vida humana, las organizaciones delictivas que no carecen de recursos económicos le ponen precio a la cabeza de cualquiera que se interponga en su camino por conseguir más y más ganancias.

Ningún candidato ha promovido hasta el momento una estrategia integral de combate a la inseguridad desde el fomento al deporte ni mucho menos garantizan generar condiciones para que las familias tengan mejores ingresos lo cual permitiría que los padres de familia convivan más tiempo con sus hijos y les puedan inculcar buenos principios alejándolos así de los espejismos que presentan los cárteles de la droga mediante el dinero.

La pésima situación económica, de seguridad, educativa y demás áreas del país, obligan a mantener a las fuerzas armadas patrullando el territorio; pero es necesario que los candidatos identifiquen los aspectos fundamentales para crear efectos dominó o cadenas de beneficio en múltiples temas para retomar el camino de la seguridad y estabilidad social.

Samuel Mancilla.  Twitter: @InforMancilla