hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
mayo 18, 2017

El camino hacia el nuevo Tratado de Libre Comercio

Finalmente se dio luz verde a iniciar las negociaciones de un nuevo  Tratado de Libre Comercio de América del Norte entre Canadá, México y los Estados Unidos, Robert Lighthizer, el representante comercial de los Estados Unidos hizo el anuncio escrito hoy en Washington coincidiendo con una visita de los Secretarios de Gobernación y de Relaciones Exteriores de México. Era el anuncio formal que se esperaba para notificar de tres meses de espera, corren 90 días que tendrán como fecha máxima el 16 de agosto no antes, para abrir el acuerdo que cumple 23 años de vigencia y sentarse en una mesa con tres países participantes.

En una carta al congreso de su país, Lighthizer dijo que el TLCAN debe ser modernizado en los campos de comercio digital, derechos de propiedad intelectual, mercado laboral y medio ambiente, además de las normativas para empresas estatales y las condiciones de seguridad alimentaria.

Vienen ahora arduas negociaciones en donde los Estados Unidos presionaran sobre todo en el tema laboral y la industria de las manufacturas pero enfrentará no sólo a los negociadores de Canadá y México sino a sus propios empresarios que no quieren perder la ventaja laboral de la mano de obra calificada y barata de los obreros mexicanos. Con esto en mente se abren estos tres meses para revisar, analizar, pedir opiniones a los sectores afectados, industrial sindicatos, académicos, sociedad civil y no manejar las pláticas

 en secreto lo que dejaría muchas dudas sobre lo que México pueda ofrecer para seguir dentro del Tratado.

Se considera que en la región a lo largo de estos 23 años ha registrado un crecimiento económico, creación de empleos, integración de cadenas de suministro que proveen millones de empleos en los tres países. Para México ha habido áreas que casi desaparecieron como productos del campo, industria nacional, a cambio de importaciones.

La industria automotriz es vista como un apartado de gran valor, el reto para México es elevar el sueldo de los obreros mexicanos que ganan una fracción de sus contrapartes en Michigan o en Ontario.  Para darle una idea de la importancia de esta industria, la automotriz el año pasado las plantas establecidas en México exportaron 2 millones 726 mil 307 automóviles, la mayoría 2 millones 380 mil 048 autos se fueron a los Estados Unidos y Canadá, en segundo lugar, a América Latina 169 mil 696 unidades y en tercero Europa con 115 mil 739 autos. Aunado al ensamblado de vehículos está una poderosa industria de autopartes que el año pasado exportó 29 mil 539 millones de dólares. Una de las primeras reglas a revisar en el TLC es la regla de origen existente que marca una regla de 62.5 por ciento para poder entrar libre de aranceles a los otros dos países, la regla podría ampliarse al 75 por ciento según Eduardo Solís, el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz.

Pronto veremos si el enfoque proteccionista de Donald Trump se impone, pero mientras eso pasa los chinos nos rebasan con su “Ruta de la Seda”, con una gran inversión que pretende unir comercialmente hablando Asia con África, Europa y América aprovechando las políticas de No a los Acuerdos Comerciales del presidente Trump.

Formato21.mx