hit
counter
COLUMNAS: La Última...
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
septiembre 11, 2017

El PRI rumbo al 2018

La contienda electoral del 2018 está oficialmente en marcha, seguramente nos toparemos con lo mismo de siempre, propuestas absurdas, discursos anquilosados, cartas de buenas intenciones, etc.

Las contiendas de más de dos candidatos y a una sola vuelta electoral siempre acaban siendo de dos, es casi una ley de hierro de la política.  Ante esto la pregunta es si el PRD y PAN con su alianza podrán convertirse en la tercera opción.

Vamos por partes, el PRI, desde ahora hay muchas voces que dan por muerto al partido en el poder. No le dan probabilidad alguna de ganar. Un grave error el PRI es el PRI, y en el estado de México demostró que utilizara todas las armas, sobre todo las ilegales, que tiene para alcanzar el resultado.

El PRI es el único que auténticamente tiene una presencia nacional salvo en la Ciudad de México. Cuenta con el mayor número de votantes duros que, pase lo que pase, votarán por ese partido, independientemente del candidato que esté en la boleta.

Son alrededor de 25% de la población a los que hay que sumar un 5% más de dos partidos que seguramente apoyarán al candidato presidencial priista: el Verde y Nueva Alianza. Rondan, entonces, el 30% de la votación.

Nada mal si el 70% restante se divide lo más posible entre los demás candidatos. Ésa es la apuesta del PRI: que el voto anti-priista se fraccione lo más posible para que nadie les pueda ganar.

Otro factor determinante es el candidato, las aguas se mueven en pos de 4 suspirantes que trabajan para ganarse el favor del dedazo presidencial. Jose Antonio Meade, Aurelio Nuño, José Narro y Miguel Ángel Osorio Chong.

No hay duda que el próximo candidato presidencial priista lo decidirá Peña Nieto por dedazo, pero tendrá que valorar tres aspectos fundamentales, los tiempos, no puede tardarse mucho, ya AMLO les lleva ventaja, y con el anuncio de la alianza PAN-PRD, un retraso, una duda puede ser funesto.

El cómo ,  el Presidente debe hacer algo  innovador que jale la atención mediática. No está fácil. Si se percibe como una simulación puede quedar en ridículo. Si se abre una elección primaria el proceso puede dejar heridas que dividan y debiliten el partido.

Y finalmente el quien, corrupción, inseguridad y economía son los temas sensibles, ¿quién de los priistas puede hablar con cierta autoridad de ellos?, Peña necesita nominar a un priista que no tenga este flanco abierto. Que no posea un patrimonio sospechoso. Que sea honesto, pues.

José Antonio Meade y José Narro juegan un papel interesante, el primero no tiene cola que le pisen, lograría aglutinar a la derecha empresarial, a panistas que esten en contra de su candidato o candidata, que detesten a AMLO.

Por su parte José Narro, tiene a su favor su vínculo con la UNAM, y que no ha sido relacionado con ningún tema podrido. Nuño y Osorio Chong son opciones, pero sus propios yerros, pasado, parecen encadenarlos a la derrota.

Ese es el panorama del PRI, un partido que muchos dicen está muerto, derrotado, que el gobierno fracasado de peña hundio, pero….recordemos a Monterroso.