hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
diciembre 12, 2018

El reto de la migración de centroamericanos

Hoy doce del mes doce, día de la aparición de la Virgen de Guadalupe vemos como muchos de los indocumentados que cruzan la frontera se encomienda a la Guadalupana en su arriesgada aventura. Los seis mil centroamericanos, la mayoría hondureños y salvadoreños, que se encuentran en Tijuana esperando tener la oportunidad de cruzar a los Estados Unidos y acogerse a la protección de refugiado.

El problema lo heredó el canciller Marcelo Ebrard y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y ofrecieron ir al fondo del problema: mejorar la economía de la región para dejar de empujar la migración. El presidente Donald Trump, en la voz de Mike Pompeo, dijo que ve bien al nuevo gobierno y la propuesta de México para mejorar las condiciones de vida de la zona.

Sin embargo, las declaraciones y los buenos deseos chocan con el proyecto del muro en la frontera. El presidente Trump presiona al Congreso de su país a autorizar cinco mil millones de dólares para construir una parte del muro, ya no los 25 mil millones de dólares que pedía. Además, hace poco para mejorar las condiciones sociales y económicas de la región.

Hoy el Congreso de los Estados Unidos aprobó lo que bautizó como el Nica Act, una ley que pretende limitar el acceso de Nicaragua a préstamos internacionales como presión al gobierno de Daniel Ortega por los abusos cometidos contra el pueblo y sus derechos humanos. La congresista Ileana Ros-Lehtinen, impulsora de la Ley Nica, dijo que el objetivo de esta ley es que ninguna nación sea cómplice en permitir que Ortega use dinero internacional para subsidiar sus tácticas represivas, cualquier préstamo deberá de llevar el visto bueno de los Estados Unidos, dice este proyecto de ley que ahora deberá de ser firmado por el presidente Donald Trump.

Nicaragua es un país que expulsa a personas que buscan huir de la violencia y la pobreza, ante eso poco puede hacerse con un gobierno como el de Daniel Ortega. En Honduras hay conflicto poselectoral, el gobierno del presidente Juan Orlando Hernández ganó la reelección el año pasado, proceso que no es aceptado por sus rivales, Salvador Nasralla y Luis Zelaya, que califican al presidente Hernández de usurpador.

En Resumidas Cuentas el frenar el éxodo de centroamericanos no solo es cuestión de dinero, es un tema político que va más a fondo y mientras los Estados Unidos no vean esto, seguiremos reportando caravanas de migrantes con todo lo que esto significa.

Redamf21.com