hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
diciembre 8, 2017

El riesgo del fin del Tratado de Libre Comercio

Analistas de Goldman Sachs adelantan que los Estados Unidos anunciará su intención de retirarse del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica el año próximo. Ellos analizan los riesgos para Canadá, Estados Unidos y México de una terminación del TLCAN. No es necesario ser un analista reconocido para adelantar que México se llevaría la peor parte de los tres “amigous” como dijo alguna vez George W. Bush. Los economistas de este banco de inversión adelantan que el tipo de cambio peso-dólar podría irse a los 22 pesos presionando al Banco de México a mover a la alza su tasa de interés que hoy está en siete por ciento.

Los analistas de Goldman Sachs reportan que durante las rondas de negociaciones del TLCAN los Estados Unidos han puesto sobre la mesa varios temas difíciles de cumplir y que han encontrado el rechazo de Canadá y México. Adelantan que habrá más tensiones en la siguiente ronda del 23 al 28 de enero en Montreal y se ve muy difícil que se llegue a un acuerdo en el primer trimestre del año. Dicen que Robert Lighthizer busca estirar la liga al máximo con sus exigencias hasta que pueda lograr la mayor parte. Los analistas espera que la reforma fiscal de Trump quite presión en la agenda comercial pero no suben las expectativas de lograr un buen acuerdo.

Goldman Sachs dice que una salida de los Estados Unidos del TLCAN no es similar a un Brexit en Europa, el anuncio de una intención de salirse no sucede de manera automática y entonces entraría en vigor las regulaciones de la Organización Mundial de Comercio bajo las cuales cada país impondrá la misma tasa de tarifas, excepto cuando los dos países son miembros de un acuerdo comercial como el que existe entre Estados Unidos y México, en ese caso se aplica un acuerdo que se llama de “nación más favorecida”, en tal caso México aplicaría un impuesto de 5 por ciento a las importaciones de los Estados Unidos y ellos aplicarían 2.5 por ciento

a las exportaciones de México. Esto traerá un desbalance comercial entre los dos países que se nivelaría con una apreciación del peso.

Sobre el déficit comercial que tanto acusa Trump, dicen que se concentra en un déficit de 75 mil millones de dólares en partes automotrices y hay un superávit de 10 mil millones de dólares en otros productos combinados, así que un modesto aumento a las tarifas no reducirá el déficit bilateral al menos que las plantas automotrices se mudaran de México a los Estados Unidos y eso se ve muy lejano.

Lo que llama la atención es que Goldman Sachs ya da por un hecho el que las negociaciones del Tratado de Libre Comercio no se cerrarán y los Estados Unidos dará el acuerdo por terminado.

Redamf21.com