hit
counter
COLUMNAS: La Última...
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
noviembre 26, 2017

El viaje de Nuño…

Desde hace varias semanas existe una cargada a favor de José Antonio Meade para convertirse en el candidato presidencial del PRI, desde empresarios hasta panistas han hablado de las cualidades del actual titular de Hacienda.

Pero pensemos por un momento que no es así. ¿Quién sería el bendecido por el dedazo de Peña Nieto? porque será el presidente quien diga, como, cuando, y sobretodo quien, aunque ¨Don¨ Enrique Ochoa Reza diga lo contrario.

Queda claro que el resurgimiento del tapado no sirve a grandes retos de los gobiernos de conectar y comunicar en un país con el tejido social roto por la violencia, de poner a debate asuntos públicos y construir la representación desde la información, transparencia y rendición de cuentas imprescindibles para su funcionamiento. Pero…

Son 4 los nombres que se han manejado además de Meade Kuribreña, Miguel Angel Osorio Chong, el sueño guajiro de muchos priistas no sera ni por asomo, debido a que truena en un  factor que está montado ya en la campaña  2018,  hablamos de la seguridad y violencia. El secretario de Gobernación esta reprobado y rebasado.

José Narro, Enrique de La Madrid, no aguantarían un round con AMLO ni con Ricardo Anaya.

Eso nos deja a Aurelio Nuño, ¿porque el titular de la SEP? ¿Que cualidades tiene? ¿Qué atributos? Bueno empecemos señalando que las candidaturas en este país no se otorgan por méritos sino por lealtades.

Y el presidente Peña sabe que en cuanto deje el poder se convertirá en el blanco de su sucesor para legitimarse, son tantas las acusaciones de corrupción, que es hasta obvio, por lo que requiere alguien cien por ciento fiel. Punto para Nuño.

Es un tipo muy cercano a Peña, parte de su equipo, le debe toda su carrera política.

Además es un fajador político, lo demostró en la discusión de la Reforma educativa, algo determinante en un escenario donde el PRI será sumamente cuestionado tras un retorno al poder que fue un fracaso total. ¿Es suficiente? si fuéramos una democracia madura, una ciudadanía más activa, por supuesto que NO.

El problema está en que el PRI aprovecha los vicios que el mismo ha creado e incrustado en un país, en donde hoy por hoy hay gente que ve viable al tricolor, que piensa o cree que de ese partido saldrán soluciones a los graves problemas que nos aquejan.

Agrégale la atomización del voto y la maquinaria mafiosa del tricolor, el panorama es negro para el país. Pero sobretodo la falta real de opciones, de personajes que garanticen un cambio real, profundo.

Estrategas políticos, nos comentaban que cuando eliges a un candidato lo haces pensando más en tus propios beneficios que en los de la nación, es la visión que ha privado en México históricamente, no importa si no es tan conocido, ni si tiene dos o 3 pecados, con campañas mediáticas a favor y guerra sucia contra los rivales puedes ganar.

Porque ojo, parte de lo que veremos en 2018 proveniente del PRI será una dura andanada de spots para desacreditar a sus rivales, inhibir el voto,  apelar al miedo y amnesia del mexicano promedio.

En este escenario un secretario tan cuestionado, sin carisma, sin empatía pero profundamente leal, como Aurelio Nuño, podría ser el próximo inquilino de Los Pinos.

En los próximos días desvelaremos el nombre, el nombramiento del titular de Banxico y la convocatoria Priista mostraran las cartas de Enrique Peña Nieto.