hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
diciembre 14, 2018

Empleos de segunda

El reto de cualquier joven a partir de los 18 años de edad es encontrar un empleo bien pagado, con buena calidad, prestaciones, pero todo esto es un sueño lejano. El gobierno de Enrique Peña Nieto cerró su mandato con una tasa de desempleo de 3.2 por ciento de la PEA, según datos del INEGI. México es de los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico donde el empleo ha mejorado, sin embargo, no todo son buenos números; dentro de los 34 países miembros de la OCDE México ocupa el penúltimo lugar en calidad de trabajo e inclusión laboral.

En calidad de ingreso estamos hasta debajo de la tabla con un promedio de 4.6 dólares cuando la media es de 16.8 dólares. El rango de jóvenes entre los 15 y los 24 años es el segundo más alto luego de Turquía. La Organización, que encabeza el mexicano José Ángel Gurría, advirtió que sí no se realizan cambios en la regulación de los empleos informales y no hay reformas sobre los despidos, el mercado laboral mexicano continuará rezagado.

La tarea que tiene sobre su escritorio Luisa María Alcalde, la nueva secretaria de Trabajo y Previsión Social es enorme. La cifra de jóvenes que ni estudian ni trabajan se calcula en 6,6 millones al primer trimestre del año, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.

Estos jóvenes ‘ninis’, aunque no le guste el término al presidente Andrés Manuel López Obrador, no tienen acceso a empleos bien pagados, con prestaciones y esto los empuja a seguir en sus casas viendo la televisión o chateando y muchos prefieren dedicarse a la economía informal. No se sabe si la oferta de campaña de ofrecerles tres mil 500 pesos mensuales sea un aliciente para que den el paso y se preparen en diversos oficios que sean redituables.

La Secretaría del Trabajo prepara reglas para las Outsourcing, aquellas empresas que se caracterizan por la baja calidad de sus contratos, pagos de honorarios, sin el pago de INFONAVIT ni IMSS y no tienen obligación de liquidar a sus empleados con subcontrataciones abusivas. Según datos oficiales, se calcula que hay unas 900 empresas bajo estas características, solo 100 están registradas ante el IMSS y 40 pagan todos los impuestos de ley.

El reto de meter en orden a estas empresas con trabajadores de segunda no por su gusto, sino por su falta de seguridad y de prestaciones es enorme, además de que evaden los derechos laborales y al SAT.

Redamf21.com