hit
counter
COLUMNAS: La Última...
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
junio 26, 2017

Entre la Simulación y la Soberbia

En otros espacios hemos dicho que a pesar de ser un hombre joven, el presidente Peña es un político de la vieja guardia, forjado en una de las escuelas más putrefactas de un sistema agotado, el ¨Instituto Atlacomulco¨, el mismo que ha hundido al Estado de México en el subdesarrollo. De ahí su comportamiento, sus justificaciones, sus discursos.

Más allá del tema del espionaje, me sorprende el tipo de respuesta que otorgar nuestro mandatario y su gabinete ante los cuestionamientos y crisis recurrentes que han provocado o vivido.

La Simulación es el ¨argumento¨, el guion ya establecido, perfectamente delineado, que, en una sociedad del siglo 20, sin duda funcionaba pero que en la actualidad resulta un insulto.

El esfuerzo permanente de minimizar los acontecimientos o justificar los errores es casi conmovedor, darían ternurita si no fuera tan grave su arrogancia. En estos días esa tendencia ha quedado más que evidenciada.

Por ejemplo, la inseguridad y la corrupción han desnudado la incapacidad por entender los tiempos que viven, a las siempre ¨jocosas¨ declaraciones de Miguel Ángel Osorio Chong tratando de hacernos ver avances que solo están en su universo paralelo, agréguele lo que dijo Roberto Campa, en torno a los asesinatos de periodistas.

El subsecretario de Gobernación dijo que en realidad el sexenio pasado, fue cuando mataron a más informadores, es decir ni lloren que hemos estado ¨pior¨, ¿ese argumento debería servir como prueba de descargo?

Pero no fue todo, tras las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública que ubica a mayo como el más violento desde 1997, el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, culpo al Nuevo Sistema de Justicia Penal. Todos tienen la culpa menos nosotros que aplicamos las leyes, controlamos al ejército, marina, policía federal, cárceles.

Una duda ¿No lo leyeron antes?, ¿No hubo nadie del Gobierno Federal pendiente de lo que se aprobaba? y cuando se aprobó ¿no se prepararon?

Los expertos han sido contundentes, ¨efectivamente hay errores del sistema, pero en la implementación por parte de las autoridades, no en el método¨. para que funcione se deben realizar cambios en la forma de gestión, organización institucional y mejorar los perfiles de quienes lo operan ya que no están realmente capacitados.

La justificación del espionaje fue el acabose, de entrada, se tardaron 4 días, segundo ¿para que salio el presidente? solo lo expusieron, de verdad ¿no hay nadie que lo cuide? todos sabemos las limitaciones de Peña para abordar las crisis.

De forma enfática, en Lagos de Moreno, se aventó un discurso tan lamentable como absurdo.

Entre todas las sandeces que dijo destacan dos: pidió aplicar todo el peso de la ley a quienes hayan levantado falsos contra su gobierno. Además, señaló que él también se había sentido espiado. Si estas palabras pretendían crear alguna empatía, lograron todo lo contrario.

Después se tuvo que retractar, diciendo que no dijo lo que dijo, o al menos que eso no fue lo que quiso decir, porque conforme dice una cosa, dice otra.

Su lógica parece simple: seguir con la inercia de simulación institucional, mientras aguante la fachada de un precario desarrollo económico y más que débil estabilidad.

Es una visión política arcaica, retardataria.

La creencia de la élite política de que puede hablarse de desarrollo democrático y obviarse las causas de la desafección política.

De hablar de Reforma Penal sin abandonar el control autoritario de la justicia. De recuperar contacto con la ciudadanía sin responder a necesidades básicas como la seguridad personal

Enrique Peña Nieto está creando un peligroso caldo de cultivo, pero su cinismo le impide verlo.