hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
octubre 10, 2018

Fin a los guardias presidenciales

Este 10 del décimo mes del 2018 se anunció oficialmente que el Cuerpo de Guardias Presidenciales dejará de funcionar como tal y será, a partir del 1 de diciembre, que los poco más de seis mil elementos, en su mayoría militares, se reincorporan al Ejército Mexicano, otros más pertenecen a la marina, otros a la Policía Federal.

Se cumple la promesa en campaña del presidente electo Andrés Manuel López Obrador de retirar a este cuerpo que data de 1824 cuando fue creado como una ayudantía de Guadalupe Victoria, el primer presidente de México, desde entonces han resguardado a presidentes como Antonio López de Santa Ana, Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Lázaro Cárdenas, hasta cerrar su ciclo con Enrique Peña Nieto.

Desde la Segunda Guerra Mundial en 1942 su nombre cambió como lo conocemos hoy a Estado Mayor Presidencial. Su tarea es resguardar al presidente, a su familia, a secretarios de estado, a ex presidentes, a presidentes y jefes de estado que nos visitan y dan apoyo logístico a los traslados y giras del presidente. Además, el EMP resguarda el Campo Marte, la Residencia oficial de Los Pinos, PalacioNacional.

Los cuarteles de Guardias Presidenciales se encuentran en la Avenida Molino del Rey, ahí está el cuartel general, cinco batallones del Cuerpo de Guardias Presidenciales y varias unidades de transportes que, según lo anunciado, seguirán por el momento en esos cuarteles, pero estarán encuadrado bajo el mando del Ejército Mexicano.

El Estado Mayor Presidencial siempre ha pertenecido al Ejército Mexicano, aunque sus mandos se manejan aparte por depender de manera directa del presidente, el jefe nato de las Fuerzas Armadas, de ahí muchas de las críticas que ha recibido, es un cuerpo especializado, se maneja en la opacidad, tiene recursos importantes y no da cuentas a nadie más que al presidente en turno.

Ha crecido en número y sus elementos son prepotentes y abusivos al cumplir sus misiones. En lugar de sus seis mil elementos, sólo 20 personas cuidarán del presidente, pero el Estado Mayor seguirá como cuerpo y dará auxilio en tareas como la seguridad de los presidentes y jefes de estado que estarán en la toma de posesión el 1 de diciembre próximo y en otras tareas donde haga falta, pero ahora se pedirá al ejército que los tendrá encuadrados como un cuerpo de policía militar para aprovechar su experiencia. Las relaciones entre el Ejército y el Presidente electo no pasan por su mejor momento.

Redamf21.com