hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
abril 13, 2018

Golpe a los bolsillos

Hoy viernes 13 es el cierre de una semana que inició con amenazas de estallar una guerra mundial en Siria luego de un supuesto ataque con armas químicas. Los twitts tempraneros del presidente Trump se acercaron como pocas veces a un conflicto directo con Rusia por su respaldo al régimen de Bashar Al Asad, el dictador siro que durante años ha reprimido a su pueblo que suma ya siete años de una guerra civil apoyado por Moscú y Teherán ante la pasividad de la Unión Europea, Estados Unidos y Naciones Unidas. La amenaza de enviar misiles “bonitos, nuevos e inteligentes” como dijo Trump enfrentó a Rusia que respondió: “Si tus misiles son tan inteligentes porque no dirigirlos contra los terroristas del Estado Islámico”. Los mercados presionados ante la amenaza bélica perdieron terreno.  De la amenaza inicial de una decisión de 24 a 48 horas para organizar un ataque se fueron diluyendo a lo largo de la semana. Jim Mattis, el secretario de la Defensa de Trump dijo que era necesario asegurarse si en realidad hubo un ataque con armas químicas y quién lo lanzó.  Demócratas en el Congreso le pidieron a su presidente y comandante en jefe de las fuerzas armadas no declarar una guerra por Twitter, no actuar como el conductor de un Realitiy Show y hacerlo como líder de los Estados Unidos.

Los dichos del presidente ayer de no tener prisa para lograr un acuerdo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte chocaron hoy con lo dicho por Wilbur Ross, su secretario de Comercio que dijo en la Cumbre de las Américas en Lima que se podría llegar a un principio de acuerdo con Canadá y México en la tercera semana de mayo, lago más en la línea con las declaraciones de Ildefonso Guajardo, el secretario de Comercio que dijo que el tratado tenía ya un 80 por ciento planchado.

Hablando de comercio, los Estados Unidos analizan volver al TPP, el Acuerdo Trans Pacifico de Comercio firmado por el presidente Barack Obama y cancelado por Trump golpearía más a los productores del campo de los Estados Unidos.

Hoy todas las declaraciones furiosas del presidente apuntan más a apuntalar su imagen ante sus partidarios que a la política diaria. El salirse del TPP, amenazar con terminar el TLCAN e imponer tarifas a mil millones de dólares en importaciones chinas, desató un principio de guerra comercial que encendió los focos rojos entre los agricultores de los Estados Unidos con la amenaza de un arancel de 25 por ciento a productos como la soya que exportan a China, un golpe directo a sus bolsillos y ahí duele en votos y en dólares.

Redamf21.com