hit
counter
COLUMNAS: La Última...
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
agosto 16, 2018

¿Hasta cuándo?

En los últimos días La Unión Tepito ha ocupado los titulares de la prensa por diversas razones, desde la brutalidad de sus acciones hasta la captura de su líder y algunos de sus lugartenientes. En este marco el periodista Héctor de Mauleón da cuenta en sus columnas de la forma en que opera este grupo, que viene tras la captura de Roberto Moyado alias el ¨Betito¨, cabeza de este grupo que ha ensangrentado a la ciudad como nunca antes.

El célebre periodista denuncia que la Unión extorsiona no solo a comerciantes sino también a vecinos del Centro Histórico, es decir te cobran por vivir en lo que ellos consideran su territorio, a través de un sujeto apodado el ¨seco¨ vigila toda la zona, en donde los delitos están a la orden del día. Todos saben quién, como, donde operan, menos la autoridad, por favor no nos vengan con eso.

En la colonia Condesa, en la Roma, en la Zona Rosa, en Garibaldi, en el propio Barrio Bravo, los empresarios sufren de lo mismo.

Los integrantes de este Cartel se comportan de una forma brutal, sin contemplaciones, con un rencor social impresionante, sin limitaciones, con la actitud de quien se sabe protegido.

Recuerdo cuando Guillermo Gazal, el combativo líder de los comerciantes del Centro nos dio una entrevista y en la misma hablo sin tapujos de la forma en que operaba este grupo, la manera en que te presionaban, y lanzo la advertencia, ¨se va a poner peor porque los mismos policías los cuidan¨. Ese es el fondo del asunto, ningún grupo delictivo en el mundo puede crecer, empoderarse de esa forma si no cuenta con el apoyo oficial

Hay varios indicios de que detrás del ¨Betito¨, el ¨Jamon¨ o el ¨Pistache¨, y demás están Jefes de la SSP local y de la PGJDF. Hace un tiempo se dio la muerte de un dealer importante en la Condesa, que operaba en el temible edificio de Altata, fue asesinado por policías, el centro nocturno ¨Sabu¨ que ha denunciado la extorsión ante los medios fue cerrado supuestamente por vender droga, ninguna de las pruebas presentadas en su contra por la policía local encaja y eso que hicieron, supuestamente un trabajo de investigación. El video que se volvió viral con policías recibiendo dinero de uno de los dirigentes de La Unión, para no ser molestados, son los ejemplos claros de quienes son los que entregaron la CDMX.

Durante la gestión de Miguel Ángel Mancera, hoy flamante senador del PRD, el crimen se desbordo, el Doctor y su equipo ni las manos metieron se la pasaron negando lo obvio hasta que les exploto en la cara. ¿Por qué? Actuaron igual que la autoridad de Monterrey o de Guerrero, donde no pasaba nada hasta que comenzó a pasar.

Las ejecuciones son el delito más visible del narcotráfico y el crimen organizado, pero la madre de todos los problemas generados por la inseguridad es la corrupción, la corrupción institucional que inicia en las policías de aproximación, sigue a las investigadoras, a las ministeriales sin dejar de lado las preventivas.

La corrupción en las corporaciones policiacas en México se está desbordando. En el colmo de la deshonestidad los policías han aprendido incluso, como transar con los criminales o aprovecharse de las redes más ínfimas de la cadena criminal. Hace no mucho tiempo, una persona se comunicó al semanario ZETA. Era narcotraficante, y lo único que quería –dijo- era denunciar a unos policías federales que le estaban robando su droga de manera sistemática. El hombre aseguró que ya no aguantaba más a esos corruptos que le quitaban su droga y le afectaban su negocio.

Independientemente de los valores torcidos del criminal que obviamente no proporcionó sus datos generales, la policía está tan corrompida, que ya no tiene límites. Utiliza la “charola” para robar, extorsionar o corromper a los corruptores.

Así que más que palabras y promesas, señor AMLO, Durazo y Olga Sánchez, sino vemos no vemos una cruzada por la depuración de las corporaciones policíacas, la estrategia no funcionará, como sucede desde hace doce años, la inseguridad continuará su escalada.

Y aquí en la Ciudad de México, ojalá Claudia Sheimbaum se ponga las pilas porque viene una época de terror.