hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
noviembre 30, 2018

Joder a México

Cuando estamos a menos de 24 horas del cambio de sexenio, con la entrega de la banda presidencial de Enrique Peña Nieto a Andrés Manuel López Obrador, me queda una frase del presidente saliente que dijo que “un presidente no creo que se levante, ni creo que se haya levantado pensando, y perdón que lo diga, en como joder a México”, dijo EPN el 25 de octubre del 2016, durante un comentario en el que se refería a las fuertes críticas que había recibido por su desempeño.

Eran los momentos del desplome de su popularidad por escándalos de exgobernadores corruptos como Javier Duarte. Venía arrastrando el escándalo un año antes de la Casa Blanca, algo que sin duda marcó su gobierno y le envolvió en una ola de sospechas de corrupción que jamás fueron aclaradas. Hace unas semanas, en una de las entrevistas de despedida, reconoció el error de haber enviado a su esposa Angélica Rivera a dar una explicación cuando era su responsabilidad, así lo dijo, pero jamás explicó el origen de la casa propiedad de una constructora con muchos contratos del gobierno.

Otro tema pendiente es la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa. Se llegó tarde al caso luego de haber dicho que era responsabilidad del gobierno estatal, más tarde el desaseo en que la PGR manejó la investigación, con testigos dudosos, empecinado en que grupos del narcotráfico los habían desaparecido al confundirlos con grupos rivales para luego incinerarlos en el basurero de Cocula.

De las cuentas que deja el gobierno de Enrique Peña Nieto mucho se ha escrito y no voy a repetirlo. Lo que prometía ser un buen sexenio tras haber sentado en la misma mesa a los partidos políticos en el Pacto por México, luego de la mala relación entre Felipe Calderón y los partidos políticos, prometía un cambio para bien en la gobernabilidad y el combate a la pobreza y a la delincuencia.

Hoy vemos que el sexenio termina con una de las calificaciones más bajas de este siglo, envuelta en corrupción, abusos, delincuencia peor que con Calderón, pero me quedo con las palabras del presidente Enrique Peña de que un presidente no se despierta con ganas de que le vaya mal a México, sin duda algo pasó en el camino.

Redamf21.com