hit
counter
COLUMNAS: Vaivén Político
Miguel Luna
Miguel Luna
Reportero y cronista radiofónico
septiembre 27, 2018

La consulta fallida

Lo más seguro es que no se lleve a cabo la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Y es que, a un mes de que se realice este ejercicio no tiene pies ni cabeza. El equipo de López Obrador no sabe ni cómo ni de qué forma va a organizar la consulta del 27 de octubre. Al menos no lo ha dado a conocer hasta el momento y el tiempo apremia.

El Instituto Nacional Electoral ya advirtió que no está en condiciones de organizarla, porque no hay tiempo suficiente ni recursos para ello y, mucho menos, para instalar mesas en todo el país para recabar la opinión de la población.

Empresas encuestadoras, por su parte, afirman que apenas y les daría tiempo de organizar una consulta telefónica, porque, además, el gobierno electo no tiene ni la más remota idea de qué pregunta aplicar.

En los últimos días, estudios de colegios de ingenieros, empresarios y organismos especializadas en aeronáutica han sido contundentes, no es viable la opción de la Base Aérea Militar de Santa Lucía, en el Estado de México, como lo ha propuesto el Presidente electo, idea que solo es respaldada por el grupo empresarial Rioboó.

Lo más conveniente, dicen, es continuar con las obras en Texcoco. Además, advierten que cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México tendría un costo de 120 mil millones de pesos.

La promesa de campaña de AMLO de cancelar las obras del NAIM y la posterior consulta ofrecida para determinar dónde debe estar la nueva terminal aérea van a terminar siendo una ocurrencia y una mera vacilada.

No habrá consulta sobre el nuevo aeropuerto. Eso es lo más probable. Es un hecho que no existen las condiciones para ello, como también es un hecho que el proyecto de Santa Lucía solo convence al Peje, a su empresario favorito, José María Rioboó, y al futuro secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

El nuevo gobierno tampoco ha presentado un estudio serio sobre la propuesta de construir dos pistas alternas en la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

Así que, el pueblo sabio y experto en temas de aeronáutica civil tendrá que guardarse su excelsa opinión sobre la mejor opción para el nuevo aeropuerto.

Por cierto… 

Bancarrota o jauja económica. Ni una ni otra. México no enfrenta una crisis económica ni una recesión y mucho menos está en bancarrota, como lo afirmó López Obrador. Es cierto que tampoco hay abundancia. No se ha logrado el crecimiento esperado y los más de tres millones de empleos generados son insuficientes. La pobreza tampoco ha disminuido. Hay muchas dificultades, hay que reconocerlo, pero no estamos en las crisis de fin de sexenio que vivimos en los 80´s, época en la que el dólar estaba por las nubes y la inflación ni se diga. Al menos el próximo gobierno recibirá un país con estabilidad económica y finanzas públicas sanas, pero no va a partir de cero.