hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
diciembre 15, 2017

La obesidad gracias al TLCAN

Este fin de semana aproveche y visite el Centro Histórico de la Ciudad de México. Un atractivo especial es  la pista de hielo instalada en el Zócalo remodelado. Desde la esquina de la calle de Madero y el Eje Central se aprecia un gigantesco árbol de navidad que tiene el logotipo de una bebida gaseosa, por lo que ha habido quejas porque dicen que fomenta el consumo de estos productos entre los centenares de miles de niños que buscan patinar sobre hielo.

El tema no es menor, leo en el New York Times un reportaje en el que se afirma que México junto con los Estados Unidos son de los países con más gordos entre su población y si algo hay que agradecerle al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica es el cambio de nuestra cultura y de nuestra dieta. La tortilla el caldo de pollo, los frijoles los huevos y la torta se han visto rebasados por las hamburguesas, las pizas, el pollo frito, los refrescos con una carga de azúcares. La importación de alimentos muy procesados más que frescos es hoy cosa de todos los días lo que alarma a nutriólogos y médicos por las enfermedades que trae de la mano la obesidad como a hipertensión, la obesidad, los infartos al corazón.  Nuestra comida se parece cada día a la de los estadounidenses al grado que un turista no extraña su dieta al venir a México.

Y hay varios datos que refuerzan esta idea. En 1980 el siete por ciento de los mexicanos era obeso, hoy a cifra ha crecido a 32.4 por ciento según datos de este año de la OCDE y se estima que en tres años más la población gorda será del 39 por ciento. Otra muestra más, la proliferación de tiendas de conveniencia que vende comida procesada y refrescos. La cadena Oxxo, propiedad de Coca Cola Femsa, ha multiplicado el número de tiendas que encontramos por todo el país. De 400 que existían en 1990, hoy suman 16 mil. Este crecimiento también ha obligado a cerrar las tiendas de la esquina, ya no son negocio.

El impacto que ha tenido el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica es que nos ha acercado a la mala dieta de los estadounidenses y nos llegan alimentos procesado que carecen de nutrientes y son ricos en grasas, azucares y harinas.

Algo que le debemos al Tratado de Libre Comercio, no por nada los agricultores estadounidenses preparan un plan alternativo en aso que se cancele el tratado.

Redamf21.com

@arcoma53