hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Maca González
Maca González
febrero 9, 2018

La responsabilidad frente al micrófono

Hasta hace dos años, el tener acceso a un micrófono, a una cámara para hablar ante una audiencia en un medio radiofónico o televisivo implicaba una responsabilidad y pasar un examen de certificación de aptitud de locutor y de cronista que se presentaba ante una oficina de la Secretaría de Educación Pública. Esta prueba se tenía que tomar en serio o simplemente no se podía ejercer un trabajo de reportero, conductor u opinador, no te contrataban. Se evaluaba habilidades de expresión hablada, conocimiento de la Ley Federal de Radio y Televisión, pronunciación de palabras extranjeras y facilidad de expresión.

El acreditar este examen si bien no garantizaba que aquellos que hablaran ante una audiencia lo hicieran con propiedad, si había conciencia sobre la responsabilidad que implica habar ante un micrófono, lo que se diga, aunque es a título personal puede afectar a muchos que no tienen la posibilidad de defenderse. Un punto de vista, una opinión tendenciosa puede mostrar discriminación u odio ante un grupo.

El convivir en esta conflictiva ciudad peatones, ciclistas, automovilistas, transporte público es complicado y algunos comunicadores han opinado que los ciclistas no deberían de circular por las calles y avenidas. Angel Verdugo, ex líder del movimiento del 68 y comentarista de radio en Imagen, opinó al aire que los automovilistas del Distrito Federal debían acabar con la plaga de ciclistas lanzándoles el vehículo y aplastándolos. Esta opinión le costó su salida del aire, aunque más tarde regresó.

Hoy las críticas les llueven a los conductores del programa “Ventaneando” de TV Azteca por sus comentarios contra los ciclistas que llegaron al extremo de pedir un permiso para poder atropellar ciclistas si traes prisa. Al día siguiente el conductor se disculpó y dijo en su defensa que era humor negro y llamó tonto al auditorio al afirmar que cualquier persona con un mínimo de inteligencia entendería que era una broma.

Quien no lo entendió como una broma fue Jacqueline L¨Hoist, la presidenta de la Copred que es el Consejo para Prevenir y Eliminar las Discriminación de la Ciudad de México. La Copred abrió un expediente por los comentarios discriminatorios en el programa “Ventaneando”.

La responsabilidad de usar un micrófono se olvidó en este programa a cambio de un porcentaje de rating.

Redamf21.com