hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
noviembre 28, 2018

Las fotocívicas

La curva de aprendizaje de los nuevos funcionarios en una administración puede ser muy pronunciada o por el contrario una casi recta, basta con recordar el gobierno de Ernesto Zedillo en diciembre de 1994 con los errores cometidos con los inversionistas y la crisis en la que se hundió el país. Esperemos que no sea el caso a pesar de las metidas de pata con el tema de las comisiones bancarias, la cancelación del NAIM, la sugerencia de controlar el dinero de las Afores, todo esto ha metido mucho ruido en la economía ocasionando una caída de la bolsa de valores y una depreciación de la moneda.

Pero me voy a referir hoy al gobierno de la Ciudad de México que encabeza la Doctora Claudia Sheinbaum, una científica que, en el gobierno capitalino de AMLO, estuvo a cargo de la obra del segundo piso. Una de sus primeras medidas fue cumplir una promesa de campaña y transformar el sistema de las fotomultas, esto que, desde que implementó Miguel Ángel Mancera y entregó a la empresa privada Autotraffic, ha sido un foco de críticas y malestar. El sistema de multas con el supuesto de haber circulado a exceso de velocidad no para evitar accidentes sino como método recaudatorio operó sin sustento legal como los parquímetros, que son operados por una empresa privada que tiene que acompañarse de un policía para poder infraccionar un vehículo.

Nadie duda que los capitalinos en general no respetamos al peatón, si podemos nos pasamos un alto, nos damos una vuelta prohibida, carecemos del más elemental civismo por eso esquemas punitivos muy exitosos como el alcoholímetro, pero enfrentamos persecución con grúas que afortunadamente retiró Miguel Ángel Mancera, pero las arañas por los parquímetros y las fotomultas, un esquema totalmente recaudatorio, han seguido vigentes.

El nuevo gobierno de la CDMX, además de la cuestionada decisión de mandar hacer un logotipo que identifique esta administración, acaba de anunciar una transformación del sistema de fotomultas a cambio de las fotocívicas con trabajo comunitario y basado en puntos que ya es cuestionado porque no soluciona el problema real de la seguridad vial y la autoridad capitalina simplemente elude su responsabilidad y la transfiere a los coches. Sí a los autos, porque no se castiga al chofer.

El problema de la falta de cultura vial de todos, peatones, ciclistas, motociclistas, automovilistas y choferes de camiones es algo que no cambiará con el trabajo comunitario mal aplicado. La medida suena a tener contentos a todos.

Redamf21.com