hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
diciembre 6, 2018

Las trabajadoras domésticas

Un año en la vida de una familia de clase media en la Ciudad de México hace 48 años está hoy en el centro de la atención. Me refiero a “Roma”, la última cinta de Alfonso Cuarón. Filmada en blanco y negro es ya ganadora del Festival de Venecia, nominada como mejor película de habla no inglesa en los Globos de Oro, considerada antecedente de los Oscares.

“Roma” es una cinta autobiográfica que describe la vida de la familia Cuarón en la Colonia Roma a principios de los años setenta. Cleo, el personaje estelarizado por Yalitzia Aparicio una joven que no era actriz, es profesora de preescolar de origen mixteco en Oaxaca. Ella interpreta el papel de su nana o servidora doméstica que cuida a los cuatro hijos de esta familia clase media.

El personaje de Cleo me llevó de la mano a platicarle de una decisión de la Suprema Corte a favor de una mujer de 80 años de edad que trabajó durante cincuenta como empleada doméstica y sus patrones no le quisieron reconocer sus derechos laborales. A raíz del fallo, el IMSS tendrá que diseñar un programa piloto para dar protección y cobertura a estos trabajadores, hombres y mujeres que son ninguneados y laboran en condiciones lamentables.

Según datos del INEGI hay en el país 2.26 millones de empleados domésticos, de ellos nueve de cada diez son mujeres. Sus trabajos van de sirvientes, choferes, cuidadores de niños y ancianos, lavanderos, planchadores, cocineros. Los trabajadores domésticos no firman contrato, laboran más de ocho horas diarias, reciben bajos salarios, carecen de comida similar a sus patrones, duermen en malas condiciones y están muy lejos de un trabajo digno.

Senadores presentaron una iniciativa para otorgarles derechos y prestaciones como son: jornada de ocho horas, pago de horas extra, salario no menor a dos mínimos, unos 176 pesos diarios. Si la iniciativa es aprobada la situación de estas personas, que nos ayudan en la casa, pronto tendrán mejores condiciones.

Por lo pronto el IMSS analiza hacer un apartado para darles protección en un plazo máximo de tres años, lo que sin duda será un paso importante para brindarles seguridad laboral a los 2.3 millones de mujeres, en su mayoría, que trabajan muchos como esclavos modernos.

Redamf21.com