hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
agosto 23, 2017

Londres los deshecha y la CDMX los compra

Spread the love

El gobierno británico está de plácemes con el gobierno de la Ciudad de México. Gracias al contrato multimillonario para la compra de 90 autobuses de dos pisos, dos mil 100 personas tendrán trabajo seguro y muchos más en la cadena de producción. La derrama económica para el fabricante Alexander Dennis representa 44 millones de libras esterlinas, 1,012 millones de pesos al tipo de cambio de hoy de 23 pesos por libra por 90 autobuses rojos con motor Enviro500 a Diesel con la última tecnología anticontaminante pero estos motores van de salida en la propia ciudad de Londres.  Sadiq Khan, el alcalde de la capital británica busca prohibir la circulación de vehículos con motores de gasolina y diésel. Los autobuses tendrán que ser eléctricos a gas o híbridos para poder circular. La propuesta para cumplir con el programa de “emisiones cero” es para el 2019 en dos años, el centro de Londres estará libre de emisiones. Para el año 2050 se espera que ningún vehículo contaminante circule en la capital británica, proteger la salud es lo más importante dice su alcalde.

Theresa May la primera ministra británica visitó esta mañana la planta de Alexander Dennis en Guildford, condado de Surrey, al sur de Inglaterra donde se fabricarán parte de los autobuses que compró la Ciudad de México y correrán en Paseo de la Reforma, otro lote será fabricada en Falkirk en Escocia. El fabricante recibió apoyos del gobierno británico para ganar el contrato y comenzar a fabricar los buses. Colin Robertson, el director ejecutivo de Alexander Dennis dijo que el contrato logrado con México es una muestra de éxito y pronto los habitantes de la Ciudad de México se transportarán en estilo y confort, Paseo de la Reforma será como el Mall de Londres dijo. EL Mall es el camino real que lleva del monumento de la Plaza de Trafalgar donde está el monumento al Almirante Nelson, al Palacio de Buckingham.

La ruta se cierra los domingos como Reforma en el Paseo Ciclista.  Pero hasta ahí las comparaciones. Los británicos muy contentos con esta inversión de 44 millones de libras esterlinas que hizo la ciudad de México en estos 90 autobuses de “clase mundial” como les gusta decir hoy a los políticos. El problema que no se dice es que los autobuses con motor a Diesel, aunque sean de la última generación serán prohibidos en Europa. Fabricantes como la VW están en la mira y tuvieron que pagar fuertes multas por calibrar mal los sensores de emisiones de sus autos a diésel. El escándalo ha obligado a los fabricantes a invertir en tecnologías limpias como los autos eléctricos o híbridos. La automotriz Volvo anunció que dejará de fabricar sus autos con motores de gasolina y diésel a cambio de eléctricos.

A pesar de la alta contaminación ambiental, el gobierno de la Ciudad de México optó por traer estos buses que tienen varios problemas:

  1. La ciudad no está hecha para estos vehículos, al menos Reforma.
  2. El combustible que usan no lo produce Pemex y tendrá que ser importado del mismo fabricante británico a un alto costo.
  3. Se decidió por el motor a diésel en vez del eléctrico que produce cero emisiones.
  4. Con lo que cuesta un bus británico se pueden comprar tres Eco buses que funcionan a base de gas y que circulan hoy por Avenida Constituyentes.

La conclusión a la que he llegado es que se compraron sólo por imagen y no por otra razón. Veremos si no estamos ante otro desastre financiero como la Línea 12 del Metro.