hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
marzo 13, 2017

Los autos sin chofer

La venta de automóviles eléctricos aún no prende en México. En todo el año pasado se comercializaron 271 autos eléctricos, contra 7,989 híbridos, aquellos que tienen un motor a gasolina e tamaño pequeño y uno eléctrico. Del total de híbridos, la mayoría se vendieron en la Ciudad de México, seguido por el Estado de México y Jalisco en tercero y Nuevo León en cuarto. Este mes de diciembre pasado se vendieron 513 autos híbridos en la capital, 13 eléctricos.

Los autos eléctricos son caros, el más barato parecido a lo que es un auto normal para cuatro pasajeros inicia en medio millón de pesos, el más caro una camioneta futurista de una marca estadounidenses supera los dos millones de pesos. Además, no es tan sencillo llegar a un centro comercial y cargar sus baterías, su autonomía es por debajo de los 300 kilómetros, suficiente en una ciudad como la nuestra, pero ya no sé si sea más barato un tanque de gasolina que una carga de electricidad a los precios actuales, por eso los autos eléctricos son un producto exótico que no pasa de eso a ser un sistema de transporte confiable y barato.

Es verdad que un auto eléctrico o un híbrido pagan menos impuestos, no verifican y circulan a diario, pero muchos mejor compran un auto pequeño con un motor que consuma poca gasolina y circule diario.

En la lista de los más vendidos en primerísimo lugar el Nissan Versa, auto hecho en México, en segundo el Chevrolet Aveo también fabricado en México, en tercero el Volkswagen Vento fabricado en la India y en cuatro otros auto que llega de la India, el Chevrolet Spark. Los tres autos con un bajo consumo de gasolina para tomar en cuenta hoy que el litro de Magna está en un promedio de 16.23 pesos.

Hoy a propósito de autos se hace un anuncio importante. Intel, el gigante estadounidense de microprocesadores adquirió en más de 15 mil millones de dólares a “Mobileye”, una empresa israelí especializada en alta tecnología para autos autónomos, eso que no necesitan de un conductor para poder moverse del punto a al b. Intel y Mobileye trabajan juntos con una empresa alemana para desarrollar autos sin conductor, el futuro que está a la vuelta de la esquina.

Hoy gracias a las cámaras instaladas en lo autos se puede tener una amplia visión de todos los puntos del mismo, las informaciones proporcionadas por las cámaras son traducidas por una computadora que las interpreta y las traduce al conductor que le advierte cuando otro vehículo se acerca demasiado, llama la atención de un peatón, o una moto, o si el manejo es errático por cansancio. Intel adelanta que los sistemas de datos y equipos para los autos será un mercado superior a los 70 mil millones de dólares.

Por lo pronto se calcula que estos autos autónomos podrán reducir hasta en un 90 por ciento el número de accidentes de tráfico, y esto no es algo de ciencia ficción, hacía ya vamos.