hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
agosto 14, 2017

Los buses de dos pisos se compraron por imágen

Spread the love

Los Imecas no ceden a pesar de las políticas medioambientales implementadas. Si bien no hemos llegado a días de contingencia ligados como en la emergencia del año pasado, las malas condiciones no dejan de disminuir. Hasta hoy el combate de la contaminación está en manos de los automovilistas que debemos de verificar dos veces al año, cumplir con mediciones más estrictas, dejar de circular cuando así lo indique la autoridad y usar menos el automóvil. La vida útil de los automóviles al menos en la zona conurbada del Valle de México se ve reducida. Los autos con calcomanía 2 que dejan de circular un día a la semana y todos los sábados del mes poco a poco salen de la circulación. Las personas que dependen del automóvil para moverse o mover su mercancía y que tienen esta restricción están desolados. Los que pueden modernizan el modelo de su auto para circular con la calcomanía 1 o Cero, los menos compran un auto nuevo.

Las autoridades ambientales de la CDMX pretenden desinhibir el uso del automóvil poniendo trabas para favorecer el transporte público y concesionado, pero este es insuficiente. El sistema de transporte colectivo el Metro no ha crecido y cuando lo hizo con la línea 12 tuvo que cerrar casi un año por fallas en su construcción y diseño, por no mencionar la corrupción que hubo en la asignación de obra y vagones.  La contraparte barata del Metro es el Metrobús, el sistema de carril confinado con autobuses articulados que si bien es eficiente padece de saturación. La nueva línea 7 que correrá por todo Paseo de la Reforma, será con autobuses de dos pisos importados de Escocia y que funcionan con motor a Diésel con la última tecnología pero que dejarán de circular el año que entra para cumplir con la norma europea de Cero Emisiones.

Un dato que llama la atención es que mientras los elegantes buses de dos pisos cuestan once millones de pesos y sus motores a Diesel contaminan, hay opciones como pedir al mismo fabricante Alexander Dennis los mismos buses, pero con motor eléctrico o de hidrogeno, algo que ya existe y circulan en Londres.  Opción aparte es adquirir un modelo no tan atractivo como el que circula ya por Avenida Constituyentes, los Ecobuses que funcionan a base de gas natural y son más baratos. Cada bus de dos pisos cuesta once millones de pesos y transporta a 130 pasajeros. Los Ecobus tienen capacidad para 100 pasajeros y cuestan 3 millones de pesos, un ahorro notable.

Los autobuses a base de gas ayudarían a no cortar 600 árboles del Parque Líbano, frente al Auditorio Nacional. Ahí se piensa construir la estación intermodal, donde los buses darían vuelta y se conectaría con los que van a Santa Fe. El motivo es que los flamantes y atractivos buses de dos pisos no pueden hacer el recorrido hasta Santa Fe por la altura de la Ciudad de México, 2,400 metros sobre el nivel del mar y la adecuación que habría de hacer a la vía para que puedan circular sin impactar árboles y cables.

Opciones para un mejor transporte hay muchas, pero las autoridades capitalinas se equivocan hoy con la Línea 7. Los autobuses de dos pisos se compraron más por imagen que por eficiencia.

Redamf21.com