hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
diciembre 10, 2018

Los chalecos amarillos

Emmanuel Macron un joven político de centro, exbanquero de inversiones y ex ministro de economía de Francoise Hollande, el presidente más impopular de Francia, ganó las elecciones en mayo del 2017 ante Marine Le Pen, una candidata de extrema derecha alineada con las políticas de Donald Trump. Macron, de 39 años de edad, conectó con el electorado gracias a sus promesas del cambio, defensor de la globalización, el medio ambiente, partidario de la apertura de fronteras a personas y mercancías, ycapitalizó el rechazo a Le Pen y ganó con el 66.06 por ciento de los votos contra el 33.94 de su rival.

Macron prometía un gobierno para los franceses, se rodeó de jóvenes tecnócratas y borró a una generación de políticos, despreció a los partidos políticos a uniones y sindicatos y pensó que podía sólo contra la corriente, en Resumidas Cuentas en este año y medio equivocó la ruta. Macron impuso un impuesto ecológico al diésel lo que disparó la ira de franceses que pronto se propagó a la exigencia de un aumento al poder adquisitivo mermado por aumentos a servicios e impuestos a pensiones, a horas extra, un voto de inconformidad ante el joven político que prometía una opción atractiva. Se acumularon cuatro semanas de manifestaciones que han llegado a los Campos Elíseos con violencia, y destrucción.

Esta noche de París, Macron salió en un mensaje televisado breve de 13 minutos en el que criticó las manifestaciones e hizo un mea culpa consciente de haber herido a sus compatriotas con varias declaraciones. Para apaciguar a los chalecos amarillos, que es lo que identifica a los manifestantes, una prenda que se debe de llevar obligatoriamente en todos los autos casi casi como la llanta de refacción. Aumentó el salario mínimo, retiró un impuesto a jubilados, también a las horas extra y pidió a empresas aportar a sus empleados una prima de fin de año exenta de impuestos. Las medidas buscan ganarse la simpatía de los franceses, algo que olvidó al llegar la Palacio del Elíseo, es buen momento para hacer un mea culpa y tratar de recomponer el camino andado. La respuesta la tienen los franceses.

Redamf21.com