hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
noviembre 17, 2017

Los retrasos en los vuelos

Spread the love

Tal vez no lo sepa, pero está vigente la nueva Ley de Aviación Civil que contempla indemnización por demora en los vuelos. El tema de los retrasos es algo que todos los pasajeros padecen sin excepción. Las causas pueden ser mal tiempo que equivale al 30 por ciento de la responsabilidad, el aeropuerto 10 por ciento y las aerolíneas cargan con el 60 por ciento de la culpa por los retrasos.

La ley establece que, a partir de la primera hora de retraso atribuible a la aerolínea, ésta deberá de indemnizar al pasajero de varias formas que van desde descuentos en futuros vuelos que pueden llegar al cien por ciento, derecho a alimentos y bebidas, llamadas telefónicas, uso de internet, trasporte local e incluso hospedaje gratuito si hay alguna demora al itinerario marcado en el boleto. Cuando el retraso sea mayor a cuatro horas, la ley establece que la línea deberá indemnizar al pasajero con el equivalente pagado por el boleto, así como ofrecer transporte en otra línea y alojamiento en caso de necesitarse con transporte terrestre del aeropuerto al hotel.

Cada línea aérea lo aplica de la manera que mejor le conviene y si puede darle la vuelta lo hace ofreciendo compensación por medio de cupones o futuros descuentos con vencimiento.  Es frecuente que se registre un retraso y la línea no informe de las causas ni ofrezca alternativas lo que ha motivado motines entre los pasajeros afectados.

EL primer problema es que la línea reconozca que el retraso fue ocasionado por una falla de ella misma. Una tripulación que no llega, un sobrecargo que falta, el retraso del avión procedente de otro vuelo, una falla mecánica que mantiene el avión en tierra. Tome nota si la compensación que ofrece la línea no es de su agrado podrá pedir a cambio una indemnización.

La Ley de Aviación está vigente desde el 8 de noviembre y el mejor ejemplo de su aplicación lo tuvimos hoy en el aeropuerto de la Ciudad de México. Un banco de niebla retrasó los vuelos, pero el vuelo 019 de Aeroméxico con destino a los Angeles se retrasó cinco horas sin que fuera responsabilidad del mal tiempo. Los pasajeros enojados exigían un anuncio del personal de la línea y no lo tuvieron. Ni les informaron de los motivos del retraso ni les ofrecieron ni una botella de agua.

La Profeco que es la que defiende a los consumidores tiene ahora sobre su escritorio la queja de los enfurecidos pasajeros, veremos si se aplica la ley o queda como muchas otras que en el papel son de primer mundo, pero en la vida real se quedan cortas.

En Resumidas Cuentas.

Redamf21.com