hit
counter
COLUMNAS: Entre caballeros
Daniel Rosas
Daniel Rosas
Amante de la vida, de las tecnologías de la comunicación y emprendedor
agosto 24, 2017

Más vida, más viejitos y más enfermos

“Todos hacemos bromas del comercial de <la diabetes> pero tras el chiste, debe caernos el veinte de que es un problema que debemos enfrentar, junto con el cáncer, la obesidad y la hipertensión; somos mexicanos”.

Caballeros, este 28 de agosto -como sabemos- se conmemora el Día del Adulto Mayor. Para la mayoría de nosotros un momento de festejar a nuestros abuelitos; los menos positivos creen que no siempre es momento de celebración.

No están del todo errados si pensamos en que, a mayor edad, mayor propensión a los padecimientos, me explico. De 1950 a 2015 la esperanza de vida pasó de 49 años a 75; ganamos más años y con ellos más tiempo para adquirir (y padecer) enfermedades.

Por ejemplo, en menos de 30 años, el cáncer en México ha aumentado en 67 por ciento; pero además en 2012 -de acuerdo con GLOBOCAN- la incidencia de cáncer en el país fue de 140,000 casos (en números cerrados); 79,000 de esos fallecieron. Sí, más de la mitad.

Se estima que para 2030, cerca del 75 por ciento de la población mundial padecerá algún tipo de cáncer; más de 150 mil casos se presentan cada año. El presidente de la Sociedad Mexicana de Oncología, Samuel Rivera, hace ver que su tratamiento requiere de un equipo multidisciplinario.

También un equipo multidisciplinario se necesita para atender otros padecimientos que se agravan con la edad, por ejemplo, la obesidad severa o mórbida, que, junto con el sobrepeso, afectan al 70 por ciento de los adultos de nuestro país.

Se estima que sólo entre 2 por ciento y 5 por ciento de los pacientes con obesidad mórbida, logran reducir su peso a la mitad y mantener esa condición con sólo seguir una dieta y hacer ejercicio ¡No consiguen mantenerla más de cinco años!

¿Cuál es la solución? El bisturí, o sea, la cirugía bariátrica. De no atenderse la obesidad desencadena en enfermedades como el Síndrome Metabólico, Hipertensión y Diabetes.

Y precisamente hablando de la diabetes, ésta sigue siendo un gran problema en nuestro país. Caballeros, sí o no todos hacemos bromas con la campaña “de la diabetes”; pero más allá de ellas, debemos tomar consciencia de los problemas que puede desencadenar.

Amputación de extremidades, ceguera y en el peor de los casos, el fallecimiento de quien la padece. De todos ellos, parece que a la consecuencia que se le pone menos atención es la ceguera.

Para tratar de generar conciencia en la importancia que tiene, que las personas que viven con diabetes, se revisen sus ojos al menos una vez al año, recientemente se creó la Asociación Mexicana de Retinopatía Diabética.

La Retinopatía Diabética, de avanzar a un Edema Macular, se convierte en la principal causa de ceguera en personas que viven con la diabólica, es decir, un potencial riesgo para 11.5 millones de adultos.

Lo raro es que de acuerdo con el estudio Barómetro de Retinopatía Diabética, la ceguera es la complicación más temida por las personas con diabetes, por encima de los infartos y la amputación de miembros.

4 de cada 10 de ellos dicen no haber recibido información sobre el cuidado de su visión por parte de médicos, enfermeras, promotores de salud y Organizaciones no gubernamentales.

Sobre el padecimiento hablamos con el doctor Abel Ramírez, presidente de la Asociación Mexicana de Retinopatía Diabética.

Nos vemos en las redes sociales: twitter: @DanielRosas_ en Facebook DanielRosas3.0. Buena Vida, caballeros.