hit
counter
COLUMNAS: Entre caballeros
Daniel Rosas
Daniel Rosas
Amante de la vida, de las tecnologías de la comunicación y emprendedor
octubre 10, 2017

Mucho ayuda el que no desinforma

“Jesús platicaba sobre la manera en que se atendió la emergencia por el sismo del 19 de septiembre. Concretamente hablaban de una nota en la que se criticaba que se entregaran créditos para reconstruir viviendas, en vez de que fueran pagadas por el Gobierno <Es tanto como si me robaran mi carro, y quisiera cobrárselo al Gobierno y no a la aseguradora>”.

Caballeros, yo no estoy para defender a nadie, pero soy enemigo de la desinformación; y con la emergencia y posterior reconstrucción tras el sismo del 19 de septiembre, vaya que la ha habido.

Pero primero me parece que es justo hacer un reconocimiento a quienes de corazón fueron a regalar su tiempo durante las labores de rescate; a quienes lo hicieron (algunos todavía lo hacen) buscando ayudar y no aparecer en la foto, como me he topado muchos casos. A ustedes, gracias en nombre de la esperanza; les aseguro que rescataron más que personas (el que tenga oídos que escuche).

Ese tristemente célebre 19S, todavía no llegaba este servidor a las instalaciones del C5 de la CDMX -para ver la magnitud de la emergencia- y ya tenía por lo menos 2 mensajes de WhatsApp con imágenes de edificios cayéndose y amigos que me preguntaban si eran ciertas. La desinformación se regó como pólvora.

Lo entiendo hasta cierto punto: todos queríamos poner nuestro granito de arena con información o acciones. Por ejemplo, en el camino me topé con gente haciendo las veces de policía de tránsito, otros más -como sabemos- de rescatistas.

La ayuda de la sociedad rebasó a las autoridades… para bien, pero también para mal. Me explico.

Me tocó constatar cómo gente no pudo entregar ayuda en la colonia Roma, porque los vecinos ya bastante tensos, negaban el paso a placer. ¡Hey pero no te enfades! creo que es entendible ante la situación de crisis, pero eso no quita que fue inadecuado. En otros casos me enteré de gente que salió corriendo al Centro Médico Siglo XXI, porque “alguien” emitió información falsa de que se había colapsado. Ya ni contar la cantidad de información falsa difundida en redes sociales.

Otro asunto es la gente que nada más fue “para la foto” o para poder presumir en una charla venidera que se estuvo ahí; pero peor fue el que algunos gobernantes ni para la foto, ni para presumir, ni para nada se pararon en las zonas afectadas.

Y ahora viene el tema de la reconstrucción, y con ella quienes desinforman y quienes se quieren colgar esa medalla.

Por ejemplo, los mensajes vía redes sociales, en los que se cuestiona qué se ha hecho con las donaciones, tienen un origen lógico, válido; pero la forma en que son planteados, denotan que buscan más atacar que obtener información.

Es curioso, porque nadie confía en hacer donaciones en efectivo directamente a las autoridades; pero todos suponen que los artistas, instituciones y asociaciones civiles sí las hacen. Una amiga me preguntó de qué manera podría hacer llegar ayuda, sin que fuera al gobierno, la respuesta fue que a través de la Cruz Roja o de las Fuerzas Armadas; me cambió el tema.

Esa desconfianza supone ahora un enorme problema: si quiero donar en efectivo ¿a dónde lo hago? ¿cómo voy a tener la certeza de que mi ayuda se canalizará para lo que se anuncia? Algunos ejemplos…

Banorte, Citibanamex, BBVA Bancomer, Santander, Scotiabank, HSBC, Multiva, Azteca e Inbursa, son algunos bancos que abrieron cuentas ¡A nombre de sus fundaciones!

El papa Francisco envió 150 mil dólares que serán distribuidos a las diócesis más necesitadas a través de la Nunciatura Apostólica.

Los Topos tienen una cuenta en Santander

La Cruz Roja tiene una cuenta abierta en Bancomer

UNICEF recibe donativos vía su sitio de internet

La CDMX abrió una cuenta en Scotiabank

Los empresarios abrieron un Fideicomiso llamado Fuerza México, en Nacional Financiera (lo más apegado a un apoyo directamente al gobierno, junto con la anterior)

Y las donaciones anunciadas por artistas, fueron hechas en especie, por lo que se deduce; las realizadas por las cámaras inmobiliarias y de construcción, han sido directamente en obras reconstruidas; es decir ¿es válido cuestionar el hecho de que el gobierno esté otorgando créditos, con el argumento de que se tienen millones en donaciones?

Aviente el primer tuit o post, aquel que no tenga duda de que su donativo será bien canalizado.

No trato de desanimar a nadie que quiera ayudar. Quiero hacer ver que hace falta control y transparencia en esas aportaciones.

Sólo un dato: no hay una entidad que en la realidad transparente la manera en que se distribuyen los recursos de los que se hacen las Asociaciones de Asistencia Privada, como no lo hay para los que se otorgan a las organizaciones sindicales y organismos ciudadanos.

Nos leemos en redes sociales. Twitter: @DanielRosas_ Facebook DanielRosas3.0. Buena Vida, caballeros.