hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
noviembre 20, 2017

Muerte en la frontera

Spread the love

Es frecuente reportar la muerte de mexicanos en la frontera a manos de agentes de la patrulla fronteriza sin que haya castigos, pero hoy la muerte de un agente y las lesiones a su compañero en la zona del El Paso ha sido tomada por el presidente de los Estados Unidos como una excusa más para empuja la construcción del muro.

Hay poca claridad en torno a la muerte ayer domingo del agente Rogelio Martínez de 36 años de edad que patrullaba la Interestal 10 en el condado de Culberson a unos 144 kilómetros de El Paso, Texas, un sector conocido como Big Bend, junto son su compañero cuando fueron atacados.  La Agencia de Aduanas y Protección de Fronteras dio a conocer estos datos en un comunicado de prensa, pero no se especifica en qué circunstancias ocurrió la muerte del agente Martínez, si se trató de un homicidio y sólo se limita a informar el sitio y que se busca a “potenciales sospechosos o testigos” del incidente.

Ambos agentes reportaron que eran atacados y pidieron ayuda a otros agentes que acudieron para trasladarlos a un hospital. Rogelio Martínez murió y el otro agente del que no se sabe el nombre, está mal herido.  A pesar de la falta de información sobre el ataque, el presidente Trump aprovechó para insistir en la construcción del muro. La noche del domingo escribió en Twitter: “Un agente de la Patrulla Fronteriza asesinado en la frontera del sur, otro gravemente herido. Buscaremos y llevaremos a los responsables ante la justicia ¡Construiremos y debemos construir el muro” escribió!  El lunes en una reunión de gabinete Trump habló de impuestos, sanciones a Corea del Norte y el Muro. Dijo que la frontera sur es un sitio muy peligroso y el Muro detendrá el flujo de ilegales. EL FBi investiga el incidente, pero hasta este momento no hay más datos.

Desde hace 14 años, 36 agentes de la patrulla fronteriza han muerto, algunos en ataques cuando vigilaban la frontera, otras en accidentes viales.

Cuando los muertos son mexicanos a manos de agentes de la Patrulla Fronteriza se hace muy poco para castigar a los responsables. Bernie Sanders, el senador demócrata excontendiente por la nominación demócrata ha estado muy interesado en el caso de mexicanos muertos por la migra. Él apoya una reforma migratoria y no la construcción de un muro. En mayo del año pasado, Sanders estuvo en la frontera en San Diego. Ahí se entrevistó con Maria Puga, viuda de Anastasio Hernández Rojas, asesinado por agentes de la migra de los Estados Unidos en el 2010 pero que ha servido de ejemplo de los crímenes sin castigo.

La secretaría de Relaciones Exteriores emitió un comunicado en el que lamenta el incidente en Texas y ofreció la colaboración con el Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos.

La muerte de cualquier persona es lamentable, pero también lo es que los políticos aprovechen un incidente que sucedió bajo condiciones todavía no aclaradas para insistir en la necesidad de construir el cuestionado muro y cuando mueren mexicanos no se castigue a los culpables.

Redamf21.com