hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
enero 12, 2018

Obras a espaldas de la gente

Los países europeos nos llevan varios años de ventaja en cuanto a protección del medio ambiente. Ciudades como Londres y París han comenzado a prohibir la circulación de autos y camiones con motores a Diesel, que son muy contaminantes. Nosotros en cambio, me refiero al gobierno de la Ciudad de México, compramos 90 autobuses de dos pisos con motores a Diesel con la última tecnología Europea pero que pronto dejarán de circular en sus ciudades.

Escuchaba a Claudia Sheinbaun, la precandidata de Morena a jefa de Gobierno de la CDMX durante una reunión con vecinos de la colonia Anzures. Una queja fue el tránsito, la contaminación y la especulación inmobiliaria. Una vecina cuestionó la falta de conocimiento de proyectos como la Línea 7 del Metrobus en Reforma, dijo que se hacían a espaldas de la gente. Me llamó la atención que la señora Sheinbaun acompañada en este evento con el cuestionado Victor Hugo Romo, ex delegado en la Miguel Hidalgo, por Martí Batres y Javier Hidalgo, dijo que no puede existir desarrollo urbano a costa de los habitantes de la ciudad y ofreció instaurar la consulta ciudadana vinculatoria con cualquier megaproyecto. Ella puso como ejemplo la construcción de la parte pública de los segundos pisos y la primera línea de metrobus a lo largo de Insurgentes, cuando fue secretaria del Medio Ambiente con Andrés Manuel López Obrador. Dijo que se contó con la opinión de la UNAM, y de los vecinos para ver tramo por tramo el impacto que tendría sobre los vecinos directamente afectados.

Eso suena bien y es algo que ha estado muy alejado hoy de los vecinos. El gobierno capitalino anuncia inversiones y obras totalmente a espaldas de los gobernados. Los mejores ejemplos son el corredor de Avenida Chapultepec que incluiría parques, locales comerciales, edificios, locales y que se hizo totalmente a espaldas de los vecinos pero que afortunadamente no prosperó ante las quejas.

El otro ejemplo es la Linea 7 en Reforma, se ha hecho en los escritorios de planificadores alejados de la gente. Nadie cuestiona la necesidad de un mejor transporte, pero no hay datos que expliquen porque se optó por estos autobuses contaminantes de dos pisos, en lugar de otros menos caros y con cero emisiones, no se sabe que va a pasar con las líneas de microbuses y otros autobuses que hoy usan Reforma.

Al menos una precandidata ofrece abrir todas estas decisiones a la gente, al menos es una promesa.

Redamf21.com