hit
counter
COLUMNAS: La Última...
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
Junio 14, 2017

PAN agrio

El año pasado el PAN fue el gran ganador de los comicios obtuvo varias gubernaturas, entre ellas bastiones priistas como Veracruz o Durango, pero el 4 de junio sufrieron dos derrotas que vinieron a reabrir heridas y mostrar como la candidatura presidencial 2018 rompe cualquier pacto.

El 4 de junio los panistas tuvieron un resultado irregular, perdió Coahuila y EDOMEX, debido principalmente a malas decisiones en la elección de candidatos, pero también a las pugnas internas.

Josefina Vazquez Mota fue muy mala candidata, anticlimática, anti carismática, échele que tuvo que aguantar la impugnación de la corriente de Ulises Ramírez, que ha convertido a la entidad vecina en su feudo. Esto más el poco apoyo del dirigente, y las carencias de la suspirante mandaron al partido hasta el 4 lugar cuando al inicio de la contienda había arrancado en 1 o 2.

En Coahuila, los males artes de la Familia Moreira, pesaron, sin duda, pero los azules le ayudaron con sus problemas. El grupo de Luis Salazar, poder local, con amarres internos, se convirtió en una piedra en el zapato.

Gano Nayarith y Veracruz, pero las dos derrotas anteriores marcaron la agenda.

De inmediato Margarita Zavala, quien aspira a la presidencia se lanzó con todo en contra De Ricardo Anaya, responsabilizándolo de los malos resultados, aseguro que el novel líder se ha dedicado más a si mismo que al partido.

Vamos por partes. Ricardo Anaya si aspira a la presidencia, está jugando chueco porque como dirigente nacional tiene ventajas sobre el resto de sus competidores, ¿qué posibilidades reales tiene el llamado joven maravilla en el 2018?

Siendo honestos, no lo veo con espolones para frenar a AMLO, menos si no llega con el apoyo TOTAL de su partido.

Durante su gestión ha privilegiado las alianzas con el PRD que le han dado buenos resultados, es una opción que no se debe descartar, tal vez a eso le apueste Anaya, a contar con el apoyo del Sol Azteca, ante su incapacidad de articular un partido.

Por su parte Margarita Zavala, sabe que si hay una alianza entre PAN y PRD ella no será candidata. Incluso su reacción contra Anaya, se topó con la molestia de varios panistas que rechazaron su chantaje de abandonar el partido. ¨Tiene las puertas Abiertas¨.

Su perfil no da para encabezar una unión de ese tipo, aunque sea la más conocida y mejor posicionada. La única que de verdad podría toparse con López Obrador. El simple hecho de su parentesco con Felipe Calderón es un fuerte e injusto golpe a sus aspiraciones.

Pero además Zavala ha sido incapaz, en más de un año de crear una visión propia, un discurso que vaya más allá de su cónyuge.

La batalla de Margarita por acortar los tiempos tiene toda lo lógica política del mundo. Ella sabe que entre más rápido sea la decisión menos posibilidades hay que se construya una alianza que es de por sí compleja

Lo verdaderamente contradictorio y paradójico de todo esto es que si Zavala se empeña en ser candidata independiente lo único que logrará es aumentar las posibilidades de que su peor pesadilla se convierta en realidad: que López Obrador gane la presidencia.

Por su parte Rafael Moreno valle el Tercero en discordia, tiene mucho dinero, pactos con medios y eso podría convertirlo en el fiel de la balanza en un mar que está muy muy picado entre los panistas, que, si llegan desunidos, pueden despedirse de los Pinos.