hit
counter
COLUMNAS: La Última...
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
marzo 9, 2018

Peligro para México

El gran peligro para México es hoy por hoy Enrique Peña Nieto y su gobierno, que con tal de no perder la presidencia en Julio están dispuestos a todo. El uso faccioso de las instituciones como la PGR para descarrilar a un candidato, es una tragedia para la democracia nacional.

Todos sabíamos que conforme avanzara la contienda y José Antonio Meade no despuntara, la intromisión de los Pinos seria mayor, que se cruzaría el umbral de una competencia para entrar en una guerra descarnada.

Para el gobierno de Peña, y para el PRI, ya no se trata de una cuestión de preservar el poder, sino de supervivencia humana. Ojo si AMLO o Anaya no logran la victoria por más de 5 puntos el 1 de julio, preparese para lo peor, tal vez por eso el Tabasqueño no se cansa de enviar mensajes al primer mandatario de que no será perseguido, que será respetado, que está abierto a una amnistía.

Lo que es evidente es el pavor o rencor que le tienen al panista. Su miedo es del tamaño de la operación que están realizando para bajarlo de las encuestas y, hasta quizá, sacarlo de la boleta.

El periodista Salvador García Soto dio a conocer en su columna que todo se debe a un rompimiento entre Peña y Carlos Salinas quien intentó robarle el derecho al primero de elegir a su sucesor y comenzó a operar a favor de su sobrina Claudia Ruiz Massieu.

Esto despertó la ira oficial que en represalia investigo por lavado de dinero a Emiliano Salinas y Corrió a la ex canciller del círculo del poder. El error de Anaya, que hasta entonces era visto como amigo y aliado, fue acercarse a Salinas de Gortari.

Pero más allá de esta disputa, está el daño que los políticos le hacen a nuestra democracia al utilizar de una forma tan prosaica, vulgar incluso, a la Procuraduría.

No es algo nuevo ni exclusivo del PRI, eso vale la pena decirlo, en 2006, el candidato a la gubernatura de Jalisco por el PRI, Arturo Zamora, iba bien en las encuestas. El estado lo gobernaba el PAN. Este mismo partido tenía el control del gobierno federal. En medio de las campañas, la PGR filtró, y luego confirmó, que la DEA estaba investigando a Zamora por “presuntos nexos con el narcotráfico”.

Ya en vísperas de la elección, se aclaró que la investigación no era por narcotráfico, sino por una acusación de presunto fraude al IMSS. El daño, sin embargo, ya estaba hecho. Gracias a la “ayudadita” el PAN retuvo la gubernatura.

El año pasado, comenzando la campaña por la gubernatura del Estado de México, El Universal informó en su primera plana que la PGR investigaba a la familia de Vázquez Mota por lavado. Esto fue a finales de marzo, cuando Josefina iba en primer lugar en las encuestas.

La candidata panista, no supo cómo reaccionar. Se desplomó en las encuestas. A finales de mayo, cuando ya estaba muy abajo en las preferencias, la PGR aclaró que no estaba investigando a la familia Vázquez Mota. El PRI retuvo la gubernatura del Estado de México.

También está el caso de Vicente Fox usando la PGR para desaforar a López Obrador con la intención de quitarlo de la boleta presidencial de 2006. Sin embargo, a diferencia de los otros dos acontecimientos mencionados, el tiro le salió por la culata al Presidente. La persecución de AMLO sólo lo fortaleció. Fox, por fortuna, reculó.

La clase política Erosiona la credibilidad de las instituciones comenzando, por supuesto, por la PGR. ¿Cómo creerle a nuestra procuraduría si se presta a estas manipulaciones?

A estas alturas las acciones en el caso de presunto lavado de dinero por parte de Manuel Barreiro en una transacción inmobiliaria con Ricardo Anaya Cortez, son más vistas como una presión política del gobierno, que como una acción de justicia.