hit
counter
COLUMNAS: Entre caballeros
Daniel Rosas
Daniel Rosas
Amante de la vida, de las tecnologías de la comunicación y emprendedor
julio 12, 2018

Por qué no ganó Meade

“La respuesta es sencilla, se pensaría que fue el hartazgo a los abusos de un partido, que Andrés Manuel está blindado contra cualquier ataque; la realidad es que lo dejaron solo, consideró Isabel”.

Caballeros, sé que últimamente nos hemos leído menos y la razón es sencilla: se me encomendó seguir al candidato del partido oficial, José Antonio Meade, durante su periodo de campaña.

Las encuestas eran claras en el sentido de que era sumamente difícil que ganara. Lo que cuesta trabajo entender, es la caída que tuvo a un tercer lugar, alcanzando apenas un aproximado de 9 millones de votos, para el partido que presume ser el de mayor estructura y bases más sólidas, además de ser el partido en el poder.

También es claro que, en experiencia dentro del servicio público, nadie podía competirle al cinco veces ex secretario de Estado; es decir, conoce el manejo del país desde las entrañas. Pero eso no le ayudó ¿fue más grande el enojo al sistema que esa experiencia y preparación? Parece que no sólo fue eso, me atrevo a decir también que lo dejaron solo.

Durante la precampaña, intercampaña y la primera parte de la campaña, la estrategia orquestada por Aurelio Nuño fue el mostrar a un candidato ciudadano; lo cual parecía lógico ante el descontento de la gente hacia el PRI. Pero los valores de lealtad de Meade Kuribreña, no le permitieron desmarcarse claramente del presidente Enrique Peña, y eso le restó apoyo de las bases tricolores.

A lo anterior hay que sumar que el anterior presidente del PRI, Enrique Ochoa, no tuvo una comunicación fluida con dichas bases -algo lógico dado la manera en cómo llegó al cargo- de hecho, los Senadores le advirtieron en varias ocasiones de ese error y hasta le mandaron una carta a Peña Nieto. No hubo respuesta y el mismo error lo cometió el coordinador general de la campaña Aurelio Nuño, quien fue apenas visto en los eventos públicos de Meade Kuribreña, puedo contarlas con los dedos de mi mano.

Versiones al interior del partido, hablan de que, a la llegada de René Juárez, al ex secretario de Educación se le advirtió que no se le removería del cargo, siempre y cuando dejara de obstaculizar la candidatura y de desviar los recursos. Ignoro a ciencia cierta en qué sentido lo hacía.

Lo cierto es que el equipo de campaña no contó con la holganza financiera que suponemos tendrían, quienes los vemos desde afuera. De hecho hacia el final de la campaña, los equipo de comunicación de la candidatura, tenían que poner dinero de su bolsa para hacer traslados al interior de las entidades. Contrariamente en el Congreso General Priista de junio, se informó de las buenas finanzas del partido, que hasta habían alcanzado para hacer un donativo de 258 millones de pesos para apoyar a los damnificados por los sismos de septiembre.

Lo dejaron solo y se notó claramente al arranque de la campaña: pocos eventos durante la primera mitad de ella, fueron realmente multitudinarios. Fue hasta que René Juárez tomó las riendas del PRI, que comenzó a notarse el apoyo real de las priístas. Incluso me tocó escuchar de los asistentes a los mitines, que asistían porque se los habían instruido, pero que votarían por López Obrador.

Se dice que el PRI de Enrique Ochoa y Aurelio Nuño dejó solo a Meade. A sus “cercanos”, quienes estuvieron con él desde la Secretaría de Hacienda, se les dejaba en segundo plano; al no asumirse militante, las bases del PRI no le apoyaron como se esperaba; al verse rodeado de gente sin experiencia en contiendas políticas, no se le apoyó como se pensaba.

La gran pregunta que muchos se hacen es ¿Desde la presidencia lo dejaron solo? ¿La veían perdida y prefirieron “quemar” a un candidato ciudadano en vez de uno priista?

Siempre se vale opinar. Mis redes sociales son: Twitter: @DanielRosas_, Facebook DanielRosas3.0, Instagram DanielRosas3.0. Buen ambiente, caballeros.