hit
counter
COLUMNAS: La Última...
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
enero 31, 2018

  • 2
    Shares
Rasca mi Espalda

Rasca mi Espalda…

Usted seguramente esta enterado del affaire Chihuahua, un escándalo mayúsculo que en otro país hubiera significado el último clavo a la tumba de un gobierno fallido como el que encabea Peña Nieto y la posibilidad de mantenerse en la presidencia seis años más, pero…

Estamos hablando de desvío de recursos públicos a las campañas del partido en el poder, el PRI, donde están involucrados desde Luis Videgaray, el poderoso canciller y mano derecha del primer mandatario, hasta el actual candidato presidencial Jose Antonio Meade. Quienes fueron la cabeza de la secretaria de Hacienda en momentos claves de la historia.

Este caso además de confirmar la debilidad de nuestras instituciones, confirma uno de los mayores canceres que padece México, el manejo discrecional de miles de millones de pesos, la indignante opacidad con la que manejan nuestros dineros esta bola de sátrapas.

El ya famoso ramo 23, es un pozo sin fondo, sin control, sin regulación, con el que la autoridad central premia o castiga a los gobernadores, que esta amparado por el pacto de impunidad que ha denunciado Javier Corral en múltiples ocasiones, que propicia la corrupción que nos ahoga.

El mejor ejemplo lo plasma una investigación de México Evalúa: el Estado de México –la tierra bendita del señor Peña–  recibe por la vía del Ramo 23 más de cinco mil millones de pesos adicionales; Chihuahua, apenas 61 millones.

Otro más revelado por Reforma: entre enero y noviembre del año pasado, el Gobierno de Chihuahua, encabezado por el panista, recibió 47 por ciento menos recursos del Ramo 23 en comparación con su antecesor en el mismo periodo de 2016. En el último año del ex mandatario priista César Duarte Jaquez, Hacienda le entregó dos mil 383 millones de pesos a través del Ramo 23; el gobierno de Corral Jurado recibió de enero a noviembre del año pasado mil 263 millones de pesos.

Esto es como lo define el maestro Francisco Ortiz Pinchetti como la espina dorsal del Sistema político mexicano, la clásica ¨fabula¨ política del garrote y la zanahoria. Ahora entendemos porque muchos mandatarios estatales de plano se han hecho como ¨tio lolo¨ en el tema, incluso personajes como Silvano Aureoles que se autodefine como un demócrata de izquierda, acuso a Corral de crear fantasmas.

Tienen miedo de que desde Hacienda se les suprima la beca, por eso hasta los panistas evitan apoyar al chihuahuense y ni hablar del silencio cómplice de AMLO, que también prefirió denostar al panista que cuestionar a los priistas.

El gobernador de Veracruz, limitó las investigaciones sobre Javier Duarte a un asunto de enriquecimiento personal, pero no ahondó en la existencia de una trama similar a la que se ha exhibido en Chihuahua

Y es que Corral Jurado es el primero que se ha atrevido a romper el pacto de impunidad. Y el primero también en denunciar, investigar y documentar la transferencia habitual de esos dineros al PRI para sus actividades electorales a través de las autoridades financieras de los gobiernos estatales, como ocurrió en Chihuahua en 2016.

Tan solo en 2017, el ramo 23 fue de unos 131 mil millones de pesos, destinados a “provisiones salariales y económicas” para los estados…Nadie sabe en donde esta ese dinero, en que se gasto, que son provisiones salariales. ¿No te indigna que mientras el pueblo, la sociedad se parte el lomo por un salario miserable, insuficiente estos ladrones se enriquezcan de una forma tan vil?

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión exigió que en un plazo no mayor a 15 días la Secretaría de Hacienda informe y transparente todo lo relacionado con este ramo durante los últimos 3 años, lamentablemente esta acción es movida por la temporada electoral que por una verdadera intención de aclarar las cosas, y es que al final los recursos económicos se vuelven fundamentales para la consecución de los votos ciudadano. Entonces unos a otros se encubren, se solapan. Y a eso ningún partido es ajeno. Ninguno.

Javier Corral ha mostrado el camino a seguir si de combate a la corrupción se trata: investigación sólida y aplicación de la legalidad existente. Lástima que se trate de un llanero solitario

  • 2
    Shares