hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
septiembre 6, 2017

Todos somos Dreamers

Spread the love

La decisión de Donald Trump de rescindir el programa de protección a los jóvenes hijos de indocumentados llegados a los Estados Unidos de niños y girarlo al Congreso tiene ya consecuencias. La vida de unos 800 mil jóvenes, la gran mayoría mexicanos se ha trastocado. Muchos llegaron a los Estados Unidos de pequeños, hoy rondan los 20 años de edad, algunos han formado familia en este país. Gracias a la orden ejecutiva de Acción Diferida girada por el presidente Barack Obama en el 2012 salieron de la oscuridad, registraron sus identidades, se les dio un status legal temporal y provisional que les permitió conseguir un trabajo tramitar su licencia de conducir que es un documento esencial de identidad en la unión americana. Hoy vuelven a sentirse en riesgo de ser deportados. Ellos tienen permisos que se renovaban cada dos años, hoy el Congreso tiene seis meses para legislar DACA, pero fue precisamente la falta de acuerdos en el congreso sobre el tema que movió al presidente Obama a dictar esta orden ejecutiva. El panorama es negro.

Hay dos escenarios, el mejor es el que de alguna manera se les otorgue un nuevo status legal con algunas limitaciones y el otro es que no se les reconozca su antigüedad, el haber pagado impuestos, estar legalmente en el país, se termine el programa y tengan que abandonar los Estados Unidos. Al conocerse la orden de Trump hubo una ola de protestas en varias ciudades como Nueva York y Los Angeles. El presidente Barack Obama calificó la decisión de “cruel”.

Pero no están solos, hoy fiscales de 16 estados de la unión americana presentaron ante la justicia una demanda en contra de la orden del presidente Trump. El documento asegura que el gobierno ha violado una cláusula constitucional al discriminar a los jóvenes mexicanos bajo esta protección de DACA, así como los derechos a un debido proceso. La demanda es liderada por fiscales de Nueva York, Washington y Massachusetts, Nuevo México, Vermont y Virgina, aunque los estados con más jóvenes bajo este esquema como son Texas y California aún no se adhieren aún a esta demanda.

En México muchas declaraciones fluyen sobre becas, préstamos, agilización de trámites. Uno de los pasos positivos fue la facilidad hoy para que un estudiante que haya cursado estudios en el extranjero no tenga trabas para integrarse al sistema educativo nacional y tener reconocimiento de sus estudios.

En Resumidas Cuentas no se aprecia mucha preocupación aquí en México para ayudarles solo paliativos y declaraciones superficiales y políticas.

Son muy pocos los Dreamers que quieren regresar a México. Sus raíces están allá y aunque digan que son mexicanos de origen, son estadounidenses en la práctica.

Redamf21.com