hit
counter
COLUMNAS: La Última...
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
Enero 3, 2017

Una Caballada Famélica

¿Quién será el próximo Presidente de México? Estamos en el año en que las dudas comienzan a disiparse, los intereses a aglutinarse en tal o cual figura, las caretas caen, todo en el marco de las elecciones del próximo mes de junio en el convulsionado Edomex, Nayarit y la monárquica Coahuila.

Todo indica que serán cuatro los corceles, Margarita Zavala toma el carril de la derecha, AMLO por la izquierda, Miguel Mancera por el PRD y Miguel Ángel Osorio Chong es la única apuesta de la cuadra priista. ¿Quién le gusta? ¿Quién tiene credibilidad? ¿Quién tiene los espolones para enfrentar lo que viene, para limpiar el desmadre dejado por EPN?

Comencemos con el partido en el poder, descartarlo es un error garrafal, con todo y la desastrosa que ha sido esta administración, cuyo legado es la insensible corrupción, el tricolor cuenta con un voto duro considerable que lo hace competitivo, este como este.

Son unos 10 millones de votos. Es su piso. Fue la cifra que obtuvo, por ejemplo, en la elección presidencial de 2006. Si sumamos los de sus potenciales aliados, el Partido Verde y Nueva Alianza, ese voto podría alcanzar los 14 millones. No olvidemos a aquello que contra toda lógica deciden inclinarse por miedo, resignación, antipatía a AMLO.

Con los estrepitosos tropiezos de Luis Videgaray y Aurelio Nuño, Miguel Ángel Osorio Chong se quedó Solo. El próximo Canciller, trompico estrepitosamente por el tema Trump y el pésimo manejo de la deuda, mientras que el otrora vigoroso secretario de Educación fue frenado por la tragedia de Nochixtlan que desbarranco la reforma en la materia.

¿podrá el Ex gobernador de Hidalgo consolidarse? ¿superar el lastre que significa el presidente más impopular en la historia moderna del país? ¿Sus propios cadáveres en el closet, le permitirán dar la batalla?

Insisto solo una fractura al interior del PRI lo dejaría fuera de competencia, mientras el dinosaurio sigue ahí.

Del lado panista, Margarita Zavala aventaja a Ricardo Anaya y Rafael Moreno Valle, las indecisiones del primero, y la nula popularidad del segundo, le han aclarado el camino a la esposa del expresidente Calderón, que es hoy por hoy su principal déficit político.

Las dudas sobre su independencia, su falta de transparencia, la misoginia panista, pueden convertirse en verdaderos obstáculos, el PAN está bien posicionado, envalentonado, por el resultado del año pasado, pero, sus propios demonios y mezquindades los pueden enviar a la derrota. Sin olvidar la postura de muchos mexicanos que consideran a este partido parte de lo mismo.

El voto duro del PAN es de unos ocho millones de votos. Ése ha sido su promedio en los últimos cuatro comicios federales intermedios. ¿Cuántos con Zavala?

AMLO va que vuela, los errores del gobierno de peña, las fallas en las administraciones panistas, le ponen en la mesa La Silla del Águila al polémico Tabasqueño, que tiene en sí mismo y su carácter a su peor enemigo. Hoy es el favorito sin duda.

Esperanza única para algunos, pesadilla para otros; a nadie le resulta indiferente. Se ha convertido en un fenómeno político más que en un candidato. Tendrá 64 años de edad y una de las biografías políticas más controvertidas entre los personajes políticos de México.

Es ganar para ocupar Los Pinos o perder para volver a empezar. O retirarse, como él mismo dijo, a su rancho “La Chingada”. Con todo, es el enemigo a vencer.

Miguel Ángel Mancera, sin cuadra [se resiste a militar en un partido], es el único perfilado para la postulación del Partido de la Revolución Democrática (PRD); pero la aprobación a su gestión en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México fue en picada al grado que no supera el 25 por ciento en cualquier encuesta lo que ha desanimado a sus seguidores.

Su votación puede irse a favor de AMLO o convertirse en un personaje testimonial. El voto duro de la izquierda es similar al del PRI, alrededor de 10 millones de votos. Eso fue lo que obtuvo en las intermedias de 2015 el conjunto de los partidos de esa corriente ideológica (PRD, Morena, Movimiento Ciudadano y PT). Pero su división los debilita.

Ahora el PRD puede convertirse en el fiel de la balanza con su 10 por ciento de votación asegurada, puede definir al o la ganadora, dependiendo de sus alianzas.

¿usted por quién vota?