hit
counter
NOTICIAS
Color a piezas del Museo del Templo Mayor
18 mayo, 2017

Tras más de 25 años de investigaciones, el Museo del Templo Mayor decidió poner color a sus piezas más emblemáticas, que podrán ser admiradas a partir de este viernes 19 de mayo en la exposición Nuestra sangre. Nuestro color: La escultura polícroma en Tenochtitlán.

La muestra, que fue inaugurada este jueves y que estará abierta al público hasta el 20 de agosto, está integrada por 28 obras representativas del esplendor artístico mexica, algunas de ellas réplicas en las que se recrea su color original.

Leonardo López Luján, director del Proyecto Templo Mayor y curador de la exposición, señaló que se trata de ofrecer una nueva mirada a los visitantes quienes podrán tener las mismas sensaciones que tuvieron nuestros antepasados, los mexicas, al ver estas piezas en los siglos XV y XVI.

En un recorrido para medios, en el que también estuvo presente la directora del Museo del Templo Mayor, Patricia Ledesma, se destacó que se crearon réplicas tridimensionales en las que se recupera el color original de estas obras, a más de cinco siglos de su creación.

Para que el visitante del siglo XXI tenga esas percepciones del pasado, dijo López Luján, se realizaron intensas investigaciones sobre el cromatismo en las esculturas, el cual se perdió y en muchos casos desapareció por el paso del tiempo, la acción de la naturaleza y la mano del hombre.

El público podrá admirar piezas emblemáticas que se han encontrado en el Templo Mayor, la antigua Tenochtitlán que a la llegada de los españoles y en su máximo esplendor llegó a tener casi 200 mil habitantes.

En Nuestra sangre. Nuestro color: La escultura polícroma en Tenochtitlán, los visitantes podrán observar las réplicas de los monolitos de las diosas Coyolxauhqui, de la Luna y Tlaltecuhtli, de la Tierra, así como dos cabezas monumentales de serpiente.

Redacción Formato 21

Foto: www.gob.mx/cultura